¿Niño o niña?


Según la forma del vientre:

Uno de los mitos más populares es que si el vientre es puntiagudo el bebé será niño; si estániño o niña ensanchado será niña pero, es FALSO. La forma del vientre está relacionada con la constitución de la madre. Si la mamá es chiquita y delgadita, su vientre se verá diferente al de la mamá que es más ancha y alta.

Según el ritmo del corazón de tu bebé:

Según esta creencia, si el corazón de tu bebé va lento será un niño, y si va rápido será niña. Es evidente que es FALSO, la velocidad debe estar en el rango saludable que va de los 110 a los 160 latidos por minuto. El ritmo cardiaco no varía según el sexo, sino según la edad y el nivel de actividad de tu bebé dentro del vientre de la mamá durante el día.

Según la altura del vientre:

Seguramente has oído que si tu vientre está alto tu bebé será niña y si está bajo es niño. Es FALSO, Lo cierto es que la altura del vientre está determinada por el tono muscular de la madre.

Parte de: http://espanol.babycenter.com, http://www.labebeteca.com/.

Papás embarazados


embarazo

He encontrado este vídeo y no puedo dejar de compartirlo con vosotros. Se trata de una experiencia emocionante realizada por Huggies Latinoamérica con motivo del Día del Padre.

En unos laboratorios desarrollaron una faja que capta los movimientos del bebé en el vientre de la madre, y los transmite a otra faja que se coloca el padre en el suyo y que, mediante pulsos eléctricos, imita la sensación de las patadas de los bebés durante el embarazo. Así hacen sentir a papá las pataditas del vientre de mamá, porque … ellos también están embarazados. El sentimiento paterno es indescriptible. 

 

¿Envolver a tu bebé?


La práctica de envolver al bebé es una tradición ancestral, usada en Europa en los siglos XVIII y XIX, y que últimamente se está volviendo a utilizar; se la puede conocer como técnica swaddling (swaddle significa envolver) o tamal

La palabra tamal proviene de la voz náhuatl “tamalli” que significa envuelto cuidadosamente. El tamal tiene su origen en el maíz, entre las distintas culturas deVentajas de mantener envuelto a su bebé Mesoamérica, previo a la llegada de los españoles. Nació de la idea de envolver la comida en una forma muy primitiva utilizando en primer instancia la mano humana como plato, posteriormente se utilizaron hojas de la naturaleza. Entre los mitos que destacan  y que han pasado de generación en generación está el que dice que nunca debe haber un niño llorando durante la cocción y las mujeres tristes o enojadas no se deben involucrar en la preparación. Su importancia cultural es enorme, aparte de sustento, formaban parte de ceremonias especiales de ayuno, honraban a los niños recién nacidos, etc.

Envolver al bebé en una muselina (mantita ligera ó gasa) como si fuera un tamalito, le recuerda el espacio cálido y seguro del útero de su madre.

El bebé recién nacido no tiene todavía sus capacidades cerebrales desarrolladas por completo. Según los antropólogos, debido a la limitación de espacio del canal pélvico que nos otorga la evolución, el desarrollo de un recién nacido debe proseguir en el exterior.

El tamal o swaddling aporta calor y seguridad, sobre todo durante los primeros días de vida del recién nacido, en los que todavía ha de acostumbrarse a vivir en una temperatura diferente a la del útero materno. Además, el excesivo espacio del que dispone puede asustarle o mantenerle inquieto, por ello los defensores de esta práctica explican que incluso ayuda que el bebé duerma mejor y está más relajado al encontrarse más recogido. Envolver al bebé puede evitar que se despierte con los movimientos bruscos de brazos y piernas que hace como acto de reflejo. Además, lo mantiene abrigado durante los primeros días de vida, hasta que su termostato interno comienza a funcionar. Esta técnica puede incluso ayudar a calmar al bebé.

Para envolver al bebé es conveniente elegir el momento adecuado para hacerlo, preferiblemente cuando ya haya comido y esté cambiado, puedes envolverlo cuando está irritable. También es importante no apretar demasiado la sábana o la manta, sobre todo por la parte de las piernas, para no dañar al bebé y dejarle un poco de espacio para que no tenga las piernas totalmente estiradas para evitar que sufra displasia de cadera.

Las ventajas de envolver al bebé

Al nacer, los bebés se sienten desorientados porque tras pasar nueve meses en el útero todo cambia para ellos. De sentirse seguros y abrigados, pasan a un medio totalmente nuevo y abierto. De ahí que envolver al bebé recién nacido es recordarle la agradable sensación que tenía dentro del vientre materno. Así, envolver al bebé tiene como objetivo:

  • Facilitar la transición del útero al exterior, al brindarle una presión y abrigo que se asemejan al vientre materno.
  • Evitar que los reflejos del bebé perturben su sueño.
  • Durante los primeros días, el bebé aún no puede regular bien su temperatura corporal; la manta cálida y suave le garantiza mantener una temperatura adecuada.
  • El estar calentitos y apretaditos les aliviará los cólicos.

¿Cómo se envuelve a un bebé recién nacido?

Observa estas fotos en las que se muestra paso a paso:

Swaddling

  • Extiende una muselina grande de algodón 100%  que mida alrededor de 120×120 cm. (sábana, mantita ligera …) suave, blanda y transpirable, sobre una superficie plana y dobla el extremo superior derecho aproximadamente15 centímetros.
  • Coloca a tu bebé de espaldas con la cabeza sobre el doblez.
  • Toma la esquina de la tela que está cerca de la mano izquierda de tu bebé y dóblala sobre su cuerpo, metiendo el extremo que sobresale debajo de su brazo derecho y bajo su espalda.
  • Agarra el extremo inferior de la gasa y súbela hasta que quede debajo de la barbilla de tu bebé.
  • Busca ahora la esquina de la tela que ha quedado suelta a la derecha, cúbrele el cuerpo con esa parte de la tela y mete el borde debajo de su brazo izquierdo y de su espalda. Algunos bebés prefieren tener los brazos libres, por lo que quizá prefieras envolver a tu hijo debajo de los brazos para que pueda mover bien sus manos y dedos.

Es muy importante que siempre que acuestes al bebé lo hagas boca arriba, sobre su espalda. Debes controlar que no se de vuelta ya que podría haber riesgo de asfixia si se coloca boca abajo. Por eso, algunos pediatras recomiendan envolverlo sólo hasta los dos o tres meses de edad, cuando el bebé ya empieza a ser capaz de voltearse sobre sí mismo.

Las estrías en el embarazo


estrias-embarazo_6.jpg

Los cambios hormonales en el embarazo también afectan a la piel, por ello nos salen las estrías que pueden aparecer tanto en el pecho como en el vientre, piernas y glúteos.

Son pequeñas marcas que se producen cuando las fibras de colágeno y elastina de la dermis se rompen. Cuando la piel se estira, las fibras con menor elasticidad se rompen y dejan una pequeña cicatriz, una especie de línea hundida.

Seremos más propensas a que nos salgan estrías si:

  • Aumentamos mucho peso rápidamente.
  • Esperamos dos bebés o más.
  • Nuestro bebé es muy grande.
  • Tenemos exceso de líquido amniótico.

Según la pigmentación de la piel de la embarazada las vemos de un color u otro, así las mujeres de piel clara presentan estrías de color rosa, primero, después rojo y finalmente púrpura, en las mujeres de piel morena se oscurecen.

Suelen aparecer al final del tercer trimestre del embarazo cuando el útero ya ha crecido en proporción al tamaño del feto.

Son difíciles de prevenir pero si seguimos los siguientes pasos contribuiremos a ello:

  1. Es fundamental hidratar la piel dos veces al día para que conserve su elasticidad natural y esté preparada para resistir la distensión producida por el aumento de volumen corporal en el embarazo, para ello podemos utilizar cremas hidratantes específicas para el pecho y para el vientre que estimulen el crecimiento de las células y que además nos calmarán si sufrimos molestos picores. Es aconsejable aplicarlas desde el inicio del embarazo por la mañana y por la noche.
  2. Debemos beber mucha agua, al menos dos litros, al beber agua hidratamos la piel desde el interior y favorecemos su elasticidad. Además, beber agua es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
  3. Realizar ejercicio regularmente. Mantenerse en forma durante el embarazo es muy importante para estar bien y, además, un buen tono muscular evita las microroturas de la piel.
  4. Evitemos la exposición al sol. Y en caso de hacerlo, debemos usar siempre un buen protector solar y, después, una loción aftersun muy hidratante.
  5. Masajear la piel, Los masajes circulares en las zonas conflictivas –pecho, caderas, tripa y muslos- al aplicar la crema antiestrías estimulan la circulación. Para fortalecer la piel también puedes darte suaves pellizquitos.
  6. Activar la circulación. La mejor forma de activar la circulación es tomar una ducha o baño con agua fría o semifría.
  7. Tener una alimentación sana y equilibrada, es muy importante tomar proteínas –carne y pescado- y alimentos ricos en vitamina A, E, C y en magnesio.
  8. Es importante que usemos un sujetador que se adapte al tamaño del pecho. Ayudará a la piel a enfrentarse a los grandes cambios de volumen de esta etapa.
  9. Usemos la crema antiestrías dos o tres meses después del parto, hasta que la piel vuelva a su estado natural. A veces, las estrías aparecen después de tener al bebé. Son importantes los masajes en pecho y el vientre, pues ayudan a reactivar la circulación.
  10. Es importantísimo NO FUMAR ya que el tabaco está completamente contraindicado durante el embarazo porque daña al bebé pero también la piel. Disminuye la producción de colágeno y elastina y, por lo tanto, favorece la aparición de estrías.

Lo bueno es que las estrías se notarán cada vez menos después de dar a luz. Pero si han pasado algunos meses y aún se notan demasiado, podemos consultar a un dermatólogo para recibir tratamiento, aunque la mayoría de ellos sólo han demostrado tener una eficacia moderada.

Durante el embarazo y lactancia no se recomienda someterse a ningún tipo de tratamiento cosmético. Lo único que se puede recibir son masajes de relajación en espalda y piernas, sin ningún tipo de aparato.

Una vez recuperadas de nuestro embarazo tenemos dos formas para optar a hacer desaparecer las estrías, que nos recomendará nuestro dermatólogo:

  1. La glicerina es altamente efectiva. Se trata de una crema pegajosa que ayuda a cicatrizar las zonas dañadas muy bien.
  2. El uso de crema de isotretinoina (normalmente conocida por el nombre comercial Retinol-A), o de ácido glicólico. No utilices los tratamientos con Retinol-A durante el embarazo, ya que no están recomendados para embarazadas ni para mujeres que dan el pecho.
  3. El tratamiento con láser. Existe cierta evidencia de que ese tipo de tratamiento puede estimular la producción de colágeno y ayudar a recuperar la elasticidad de la piel en estrías hundidas. También puede producir cambios en la pigmentación, para que las estrías se asemejen al color de tu piel.

Parte de: http://www.elbebe.com/, http://espanol.babycenter.com/, http://belleza.uncomo.com/, http://www.serpadres.es/, http://www.todopapas.com/