Seguridad en el sueño del bebé


Si acostamos a nuestro bebé boca arriba, en una superficie firme, se reduce notablemente la posibilidad de asfixia. Las estadísticas indican que los recién nacidos que duermen boca abajo corren un riesgo de un 21% mayor de sufrir el Síndrome de Muerte Subíta del Lactante, que lo que lo hacen boca arriba como refleja la revista americana Pediatrics:

“Colocar al bebé exclusivamente de espaldas para dormir, amamantar si es posible y evitar la exposición al humo de cigarrillo. Es particularmente importante que los bebés pequeños no duerman con los padres en la cama o en el sofá, ya que ahora la evidencia muestra que estas prácticas son riesgos significativos de SMSL”.

Para esto ya existe en el mercado un colchón diseñado por pediatras S.E.D.A. Confort ®  (http://www.sedaconfort.com/) especialmente para bebés, en el que gracias a  su sistema antivuelco, se evita que pueda volverse involuntariamente. Igualmente sirve como  prevención y tratamiento de infecciónes en las vías respiratorias, cólicos del lactante, el reflujo, la plagiocefalia posicional (achatamiento de la parte de atrás de  la cabeza que puede ser de moderado a grave. Ello se debe a que el cráneo todavía blando de los bebés responde a la presión cuando permanecen por períodos prolongados en la misma posición).

Obviamente nadie debe fumar nunca en la habitación ni delante de los recién nacidos.

La temperatura ideal de la habitación debe estar entre los 18 y 20º (ni muy fría ni muy caliente).

La UE tiene una serie de normas de seguridad para los artículos que rodean a las bebés mientras duermen.

Con estas normas, colchones y protectores para cunas, sacos de dormir para bebés, edredones para niños y cunas deberán cumplir determinados requisitos de seguridad que deben reducir el riesgo de accidentes:

Las cunas colgantes, que a menudo son causa de accidentes por culpa de un diseño inadecuado, deberán demostrar su estabilidad e integridad estructural. Además, en las instrucciones de estos productos se deberá informar claramente de cualquier riesgo específico relacionado con el artículo y los requisitos de higiene.

Si hablamos de cunas de madera, estas deberán cumplir con las normas de homologación existentes para este tipo de productos:

  • La barandilla debe tener entre 70 y 80 cm. De altura para evitar caídas.
  • Los barrotes deben tener entre uno y otro una medida entre los 45 y 65 mm.según la normativa legal, esta medida evita que un bebé pueda meter la cabeza entre ellos y pueda quedársele enganchada.
  • Doble seguro de cierre de accionamiento simultáneo con dispositivo de bloqueo para asegurar la barandilla móvil “sube y baja de la cuna. (para que no la pueda abrir ningún niño ni desde dentro ni desde fuera.ados entre ellos. De esta manera evitarás que a tu bebé se le pueda quedar trabada la cabeza.
  • Los cantos deben ser redondeados y sin salientes en cunas y tronas para evitar cualquier accidente.
  • Los tornillos y piezas deben quedar bien ajustados para no ocasionar rasguños a nuestro bebé.
  • Las ruedas deben ir dos con freno y dos sin frenos para que ningún niños pueda moverla mientras el bebé esté en ella.
  • No debe tener ningún tipo de salientes en los que el niño o niña pueda engancharse si decide bajar de la cuna sin nuestro consentimiento.
  • Por razones evidentes, las pinturas y barnices deben ser NO tóxicos.

Hay cunas en el mercado con varias posiciones de somier para irlas adaptando conforme el bebe vaya creciendo. (http://www.micuna.com/2012/micuna/compromiso.php)

En cuanto a colchones:

  • Debe ser duro, para que no se hunda al acostar a nuestro bebé y que éste pueda ahogarse.
  • Deberá ajustarse al somier y no dejar huecos en los que el niño pueda asfixiarse o quedar aprisionado.

Las sábanas que cubren el colchón deben ir ajustadas y con elásticos en sus bordes, ya que si quedaran grandes, con el movimiento de nuestro bebé pordrían salirse y correría el riesgo de ahogarse entre ellas.

Los cordones, lazadas, partes pequeñas que se puedan desprender o puntas afiladas deberán eliminarse de todos los sacos de dormir, edredones y protectores de cuna para evitar casos de estrangulamiento, asfixia u otras lesiones.

Por normativa europea, los moisés deben tener freno en las cuatro ruedas.

Como consejo:

Debemos acostar a nuestro bebé lo más cerca posible de la parte de los pies de la cuna, así no le sobrará manta y sábana  de forma que puedan cubrir su cabecita y ahogarse.

¿Qué es el Bisfenol-A?


El Bisfenol A, comúnmente abreviado como BPA, es un compuesto orgánico usado principalmente para hacer plásticos.

Sospechoso de ser dañino para los humanos desde la década del 30, los riesgos acerca del uso del Bisfenol-A en productos de consumo fueron regularmente resaltados en los medios de comunicación después de que varios gobiernos emitieran informes cuestionando su seguridad, esto también provocó que algunas cadenas de venta retiraran los productos que lo tuvieran de sus vitrinas. Un informe en el 2010 de la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos) de Estados Unidos generó mayor conciencia con respecto a la exposición de fetos, infantes y niños pequeños.

Bastantes biberones contienen este elemento en el policarbonato con que la mayoría están fabricados.

El peligro está en que cuando el biberón se calienta,el bisfenol-A desprende partículas que pasan al alimento, con lo cual penetran en el sistema digestivo. Si el biberón se usa para dar agua sin calentar, no habría problema.

Según las declaraciones de Ángel Nadal, director de la Unidad de Fisiología Celular y Nutrición del Instituto de Bioingeniería de la Universidad Miguel Hernández de Elche, que lleva 10 años estudiando los efectos del bisfenol-A, en la revista XLSemanal, la exposición a niveles bajos de este componente en ratas y ratones,

“puede perturbar hormonas del desarrollo, estimular la pubertad precoz, afectar a la fertilidad, aumentar el número de adipocitos (células de grasa), inducir alteraciones precancerosas en las células e incluso favorecer la aparición de problemas de conducta. Además, hemos comprobado que los mismos niveles de bisfenol-A detectados en la población americana pueden afectar a las células pancreáticas y ser factor de riesgo para desarrollar diabetes del tipo 2.”

Por poner otro ejemplo, un equipo de científicos de la Universidad de Tufts (Boston), demostró que la exposición de ratas embarazadas a dosis bajas de BPA provoca la pubertad precoz de las crías. Además,

“El tejido mamario de dichas crías mostraba alteraciones que sugerían mayor susceptibilidad frente al cáncer. Cuando expusimos a las crías a un agente carcinógeno, éstas manisfestaron más probabilidades de desarrollar tejido anormal o cáncer que las no expuestas al BPA en su periodo fetal o prenatal.”

milkhero bibLa Unión Europea prohibió el 1 de junio de 2011 los biberones de plástico que lleven el componente bisfenol A (BPA) por sus posibles efectos perjudiciales para la salud de los niños.

Además de quedar prohibida la fabricación y venta de este componente del plástico para biberones, también queda vetada la importación a la UE.

Parte de: http://xlsemanal.finanzas.com/

Seguridad en el sueño del bebé:


Si acostamos a nuestro bebé boca arriba, en una superficie firme, se reduce notablemente la posibilidad de asfixia. Las estadísticas indican que los recién nacidos que duermen boca abajo corren un riesgo de un 21% mayor de sufrir el Síndrome de Muerte Subíta del Lactante, que lo que lo hacen boca arriba como refleja la revista americana Pediatrics:

“Colocar al bebé exclusivamente de espaldas para dormir, amamantar si es posible y evitar la exposición al humo de cigarrillo. Es particularmente importante que los bebés pequeños no duerman con los padres en la cama o en el sofá, ya que ahora la evidencia muestra que estas prácticas son riesgos significativos de SMSL”.

Para esto ya existe en el mercado un colchón diseñado por pediatras S.E.D.A. Confort ®  (http://www.sedaconfort.com/) especialmente para bebés, en el que gracias a  su sistema antivuelco, se evita que pueda volverse involuntariamente. Igualmente sirve como  prevención y tratamiento de infecciónes en las vías respiratorias, cólicos del lactante, el reflujo, la plagiocefalia posicional (achatamiento de la parte de atrás de  la cabeza que puede ser de moderado a grave. Ello se debe a que el cráneo todavía blando de los bebés responde a la presión cuando permanecen por períodos prolongados en la misma posición).

Obviamente nadie debe fumar nunca en la habitación ni delante de los recién nacidos.

La temperatura ideal de la habitación debe estar entre los 18 y 20º (ni muy fría ni muy caliente).

La UE tiene una serie de normas de seguridad para los artículos que rodean a las bebés mientras duermen.

Con estas normas, colchones y protectores para cunas, sacos de dormir para bebés, edredones para niños y cunas deberán cumplir determinados requisitos de seguridad que deben reducir el riesgo de accidentes:

Las cunas colgantes, que a menudo son causa de accidentes por culpa de un diseño inadecuado, deberán demostrar su estabilidad e integridad estructural. Además, en las instrucciones de estos productos se deberá informar claramente de cualquier riesgo específico relacionado con el artículo y los requisitos de higiene.

Si hablamos de cunas de madera, estas deberán cumplir con las normas de homologación existentes para este tipo de productos:

  • La barandilla debe tener entre 70 y 80 cm. De altura para evitar caídas.
  • Los barrotes deben tener entre uno y otro una medida entre los 45 y 65 mm.según la normativa legal, esta medida evita que un bebé pueda meter la cabeza entre ellos y pueda quedársele enganchada.
  • Doble seguro de cierre de accionamiento simultáneo con dispositivo de bloqueo para asegurar la barandilla móvil “sube y baja de la cuna. (para que no la pueda abrir ningún niño ni desde dentro ni desde fuera. ados entre ellos. De esta manera evitarás que a tu bebé se le pueda quedar trabada la cabeza.
  • Los cantos deben ser redondeados y sin salientes en cunas y tronas para evitar cualquier accidente.
  • Los tornillos y piezas deben quedar bien ajustados para no ocasionar rasguños a nuestro bebé.
  • Las ruedas deben ir dos con freno y dos sin frenos para que ningún niños pueda moverla mientras el bebé esté en ella.
  • No debe tener ningún tipo de salientes en los que el niño o niña pueda engancharse si decide bajar de la cuna sin nuestro consentimiento.
  • Por razones evidentes, las pinturas y barnices deben ser NO tóxicos.

Hay cunas en el mercado con varias posiciones de somier para irlas adaptando conforme el bebe vaya creciendo. (http://www.micuna.com/2012/micuna/compromiso.php)

En cuanto a colchones:

  • Debe ser duro, para que no se hunda al acostar a nuestro bebé y que éste pueda ahogarse.
  • Deberá ajustarse al somier y no dejar huecos en los que el niño pueda asfixiarse o quedar aprisionado.

Las sábanas que cubren el colchón deben ir ajustadas y con elásticos en sus bordes, ya que si quedaran grandes, con el movimiento de nuestro bebé pordrían salirse y correría el riesgo de ahogarse entre ellas.

Los cordones, lazadas, partes pequeñas que se puedan desprender o puntas afiladas deberán eliminarse de todos los sacos de dormir, edredones y protectores de cuna para evitar casos de estrangulamiento, asfixia u otras lesiones.

Por normativa europea, los moisés deben tener freno en las cuatro ruedas.

Como consejo: 

Debemos acostar a nuestro bebé lo más cerca posible de la parte de los pies de la cuna, así no le sobrará manta y sábana  de forma que puedan cubrir su cabecita y ahogarse.