Bañera natural o fetal


La bañera natural está pensada especialmente para los primeros baños de nuestro bebé. Consiste en una cubeta de plástico más funcional de lo que nos pueda parecer a simple vista, mantiene al bebé en posición fetal dentro del agua, casi como si estuviera en vientre materno, convirtiéndose en la perfecta bañera para el recién nacido.

cubo-bano-bebeEste tipo de bañera tiene un diseño cerrado y calentito muy relacionado con las sensaciones que tiene el bebé dentro del útero materno.
La cubeta es de medida estándar para el baño del recién nacido, y es recomendable que el agua lo cubra hasta los hombros para que no se enfríe. A medida que nuestro bebé crezca, no será preciso llenarla tanto.
También, dada la relajación que les proporciona, en algunos casos se recomienda para calmar los cólicos de lactante y los gases.

Una ventaja es que, siendo tan pequeña, podemos ponerla donde nos venga bien y facilitarnos la postura durante el baño de nuestro bebé.

 

Fragancia de naranja natural


aromas-naturales-para-toda-la-casa-830x553

¿Qué mejor que  perfumar tu casa o el dormitorio de tu bebé con fragancias naturales?Te cuelgo aquí cómo hacer la de naranjas para que siempre huela a naturaleza y a limpio.

La fragancia de naranja es una de las mejores por su maravilloso aroma, puede ser recalentada para perfumar tus habitaciones durante varios días ya que las naranjas son muy olorosas y tienen la mejor capacidad de permanencia.

El perfume natural de naranjas es relajante, ideal para ambientar la habitación de tu bebé.fragancia naranja

Ingredientes:

  • Naranjas
  • Canela
  • Clavo de olor
  • Agua

Preparación:

1. Calienta todo a fuego lento agregando más agua mientras se va evaporando y rápidamente empezará a oler tu casa. Si la mezcla se seca, olerá a cítricos quemados en lugar de cítrico dulce y fragante.

2. Agrega la mezcla a una olla de cocción lenta, recipiente de fondue, o quemador para mantener la mezcla caliente. Como el agua se evapora, siempre agregar agua caliente para mantener la temperatura lo más alta posible. Ten en cuenta que cuanto más caliente esté, más fragancia obtendrás.

3. Se puede reutilizar de 2-3 veces. Después de haber sido hervido todo a fuego lento durante un tiempo, el agua se vuelve turbia y algunos de los componentes pierden su color intenso pero, a pesar de esto, aún huele bien. bote fragancia naranja

4. Coloca la mezcla en botes de vidrio y refrigera entre usos. Abre el frasco, huele lo y si ves que todavía huele bien, vuelve a calentar y utilízalo. Añade más agua si es necesario.

De: http://www.lavidalucida.com/

¿Qué tipo de crema hidratante uso?


parto-humanizado-En mi opinión, la crema hidratante es el producto con el que tenemos que tener más cuidado puesto que es el que se queda en la piel de nuestro bebé para ser absorbida. Mientras que los geles y champús después se enjuagan y la colonia tenemos la posibilidad de no ponérsela directamente en la piel, la crema hidratante permanece en su cuerpo.

Con esto quiero decir que, si es importante que colonias, geles y champús sean lo más naturales posible, hemos de incidir especialmente en ello con las cremas hidratantes que usemos.

Por supuesto debemos buscar una crema dermatológicamente testada, sin derivados del petróleo, siliconas, sulfatos, colorantes, aceites minerales, Peg’s, ftalatos, alergenos, etc.

Dado que la piel de un bebé sano está más hidratada que la de un adulto, no es necesario aplicarle productos para hidratarla todos los días, pero al ser tan placentero el contacto tanto para el bebé como para los padres, sobre todo si lo acompañamos de suavesmasaje-bebe masajes por todo el cuerpo, se puede aplicar una hidratación habitual. Para hidratar la piel del bebé es conveniente utilizar una hidratante hipoalergénica especial para recién nacidos, en crema o en aceite.

Las caricias tranquilizan a nuestro bebé al tiempo que nuestra cercanía estimula sus sentidos, no sólo el del tacto. El bebé después del masaje duerme más tranquilo y come mejor. Los masajes alivian los gases que causan molestias al bebé. Se refuerzan vínculos y se comparte un tiempo fabuloso. No olvidemos que tocar al bebé favorece su desarrollo.

Las zonas más delicadas, como la barbilla o el culete, que son más propensas a estar húmedas, y donde se forman pliegues, requieren mayor hidratación (es donde más suciedad se acumula y donde más irritaciones aparecen).

Carelia-Leche-CorporalCuando apliquemos crema, debemos tener presente la piel que se encuentra detrás de las orejas, que es fina y propensa a descamarse, por tanto hay que hidratarla con frecuencia. El empeine es otra de las zonas que requieren mucha hidratación y que suele pasar desapercibida.

La Leche Corporal Hidratante de Carelia Petits Natural Care sirve para suavizar la piel y para el masaje del bebé. Se compone de una fórmula sedosa, fina y agradable indicada también para bebés y niños con piel sensible o atópica que precisan un especial cuidado. Enriquecida con extracto de avena y aceite de algodón de propiedades emolientes y regenerantes. La manteca de Karité, aceite de almendras dulces y aloe vera ricos en vitaminas A, D, E y F , B1, B2, B6 y ácidos grasos para proteger, hidratar, calmar y prevenir las irritaciones de la piel.

Leche corporal Carelia

En resumen, la Leche Corporal Hidratante Carelia Petits tiene todas las cualidades que debe tener una crema especializada para bebés con pieles sensibles y atópicas, incluso tiene efecto calmante ante la picadura de mosquitos:

  • Fresca de textura aterciopelada sin engrasar
  • Para una piel hidratada y un masaje relajante que estimule los sentidos de los más pequeños
  • Ideal para toda la familia
  • Dermatológicamente testada
  • Alta tolerancia, clínicamente probada incluso en pieles sensibles y atópicas

Masajes para nuestro bebé:

La primera forma de comunicación con tu pequeño es el tacto. Nada mejor que un masaje para su cuidado por sus múltiples beneficios tanto a nivel físico como a nivel emocional.

Se basa en la atención y respeto hacia el niño, no se trata sólo del contacto de piel con piel, sino de percibir sensaciones agradables a través del contacto visual, del oído, del olfato y de las caricias que contribuyen de forma muy positiva a reforzar el vínculo afectivo entre padres e hijos.baby-care

Los masajes infantiles tienen múltiples beneficios tanto para los bebés y los niños que los reciben, como para los papás que se los dan:

Para los bebés:

  • Salud: permite mantener su bienestar mejorando el desarrollo neurológico y del sistema inmunológico. Ayuda a regular su sistema digestivo, respiratorio y circulatorio. Ayuda a aliviar el malestar de los gases y los cólicos, la congestión y la dentición.
  • Disminuye la producción de las hormonas del estrés porque les ayuda a aprender a relajarse, aumentando así la segregación de endorfinas
  • Reduce el llanto
  • Facilita un sueño más largo y de mejor calidad
  • Les proporciona seguridad
  • Contribuye a aumentar su autoestima
  • Estrecha los vínculos positivos con sus papás

Para los papás:

  • Proporciona un tiempo especial de complicidad, mejorando la comunicación entre ambos. Fomenta la interacción
  • Ayuda a entender y responder a las señales no verbales del bebé o del niño. Refuerza el instinto y la intuición
  • Aumenta la capacidad de ayudar a tu hijo en momentos de estrés
  • Compensa las ausencias de los padres, disminuye los inconvenientes de estar separados
  • Representa un espacio y un tiempo de diversión muy positivo

Algunas investigaciones sugieren que el mejor momento para dar masajes a tu hijo es cuando está despierto y se siente feliz. Debido a que puede notar fácilmente tu estado de ánimo y tus emociones, es importante estar tranquilos y relajados.

Cuando estéis listos para el masaje, utiliza nuestra Leche Corporal Hidratante Carelia Petit Natural Care, una fórmula ligera y sedosa que dejará su piel suave e hidratada.

* IMPORTANTE:  Si estás dando el pecho, no uses la crema hidratante sobre tus senos (el bebé podría ingerirla).

Parte de: http://www.carelia.es/guiainfantil

Los cólicos del lactante


 

Entre las causas de llanto en el niño menor de tres meses cabe destacar por su frecuencia los llamados cólicos del lactante (aproximadamente 3 ó 4 niños de cada 10 los padecen). Se presentan con irritabilidad sin una causa identificable, que pueden ser diarios, apareciendo sobre todo por las tardes (habitualmente entre las 6 y las 8 de la tarde). Es uno de sus peores males que pueden afectarle.

Suelen comenzar a partir de la segunda semana de vida, siendo raros antes de la primera semana. Típicamente desaparecen al tercer o cuarto mes de vida. Así que si el niño sigue llorando mucho a partir de esta edad, hay que pensar en otros motivos.

Es frecuente que el bebé encoja las piernas, se ponga rojo y llore desesperadamente. A veces se acompañan de distensión de la barriguita y emisión de gases por vía rectal. En ocasiones nos puede parecer que el bebé tiene hambre, pero no se calma con el alimento.

Las causas:

La causa exacta no se conoce, aunque se han propuesto varias teorías.

La propia inmadurez del intestino parece constituir la causa más importante. En estos bebés hay una motilidad intestinal aumentada. Esta inmadurez dificulta el tránsito intestinal favoreciendo la acumulación de estos gases. Los nervios hacen que aumenten, sobre todo cuando se alimentan, esto hace que sufran un episodio de llantos de hasta dos horas de duración.

Si nuestro bebé sufre exceso de gases, necesitamos conocer la causa, para ello debemos visitar al especialista. Hay algunas formas de prevenirlos:

– Por ejemplo, en las tomas es normal que trague aire, pero debemos procurar que sea el menos posible, para ello es recomendable darle el pecho o biberón tranquilamente, sin nervios y si no quiere, no forzarle.

Si toma biberón debemos procurar mantener el recipiente en posición vertical para que no entre aire en la tetina, hay tetinas que evitan esta entrada de aire por lo que debemos asegurarnos de que tengan el agujero del tamaño adecuado en cada toma. Si fuera demasiado grande, saldría demasiada leche y el bebé podría atragantarse, y si es demasiado pequeña, tendrá que esforzarse más al succionar y tragará más aire.

Una vez que nuestro bebé ha terminado la toma, conviene que eructe y le debemos ayudar, pero hay que tener en cuenta, que si el bebé es propenso a los gases, debemos provocar el eructo en mitad de la toma y al finalizar.

Aunque en el caso de que nuestro bebé sufra gases, debemos intentar calmarle el dolor, ya que no existe medicamento que le podamos proporcionar que sea efectivo, y en general se recomienda no utilizarlos.


– Existe otra forma de prevención, la cadera abierta y las piernas flexionadas, facilitan la expulsión de gases. La colocación de piernas abiertas y en alto es sin duda una posición fantástica para el bebé, siempre y cuando no tenga que mantenerse en equilibrio por si mismo, ya que esto supone una tensión sobre los músculos del abdomen que, al no estar relajados dificultan la salida de aire acumulado.

El apoyo de las piernas sobre el Rulo Antideslizante de S.E.D.A. Confort ® le ayuda a estar en la postura más idónea para él -piernas en alto y abiertas- sin necesidad de mantenerse en equilibrio. Esta pieza permitirá que el niño se coloque de la manera que él necesita con comodidad y sin esfuerzo; solo así el abdomen permanecerá relajado y la expulsión de los gases se hará de manera más sencilla y constante.

S.E.D.A. Confort ® proporciona además una postura más cómoda para el bebé gracias a la Cuña de Apoyo Anatómico Cervical y a las Cuñas Laterales Anti-rotación. De esta manera, además de permanecer con las piernas abiertas, garantizamos que la elevación de las mismas no se produzca por encima de la cabeza, sino a la misma altura de ésta, garantizando que la circulación de la sangre sea en todo momento la adecuada.

La acumulación excesiva de gases se presenta de manera generalizada en todos los lactantes, no obstante, esto no es sinónimo del tan temido Cólico del Lactante, aunque, según los expertos, es uno de los motivos por los que puede llegar a producirse.

Las mejores posturas para expulsar los gases:

Las técnicas favoritas de los recién nacidos son:

  • Ponerle erguido sobre el pecho con su cabecita en nuestro hombro.
  • Sentarle en las rodillas de espaldas a nosotros, con palma de nuestra mano en su pecho y los dedos en su barbilla.
  • Sentarle de lado en el regazo, mientras cogemos sus puños con una mano y ponemos la otra mano en su espalda.
  • Boca abajo sobre nuestro regazo, procurando que su cabeza quede más alta que el pecho. También podemos ponerle a horcajadas sobre un brazo, colocando nuestra mano en su tripa.
  • En todas las opciones podemos hacerle un masaje o darle unas palmadas suaves en la espalda. Además, cuando lo cogemos en brazos es conveniente poner una toalla en el hombro para que no nos manche la ropa, ya que con los gases el bebé suele echar una bocanada de leche.
  • Realizar masajes abdominales o movimientos tipo pedaleo de bicicleta pueden hacerle expulsar gases tanto por la boca como por el ano, es mejor realizarlos al menos un par de veces al día, de tal forma que se ayude al bebé a expulsarlos (por la boca o por el ano) continuamente y evitar que se conviertan en algo doloroso.

Qué no hacer:

Estas son algunas medidas bastante comunes y que no debemos adoptar nunca con nuestro pequeño:

  • Ofrecerle el pecho. En plena crisis es normal que el bebé se agarre al pezón para intentar calmar su dolor, pero como está muy nervioso, lo único que conseguirá será tragar más aire y que la tripa le duela aún más.
  • Darle anís estrellado. Existen numerosos estudios médicos que relacionan la utilización de este tipo de anís con casos de intoxicación en bebés.
  • Ponerle una sonda. Esta técnica resulta muy eficaz para ayudar al niño a expulsar los gases cuando la lleva a cabo un profesional, pero si no, es muy fácil causar una lesión al pequeño. Así que tenlo presente y no lo hagas nunca por tu cuenta.

Aunque es difícil mantener la tranquilidad cuando un bebé no para de llorar, está comprobado que si los papás se dejan llevar por los nervios ante los lloros continuos de su pequeño, éste se contagia de su angustia y llora más. Por el contrario, si los padres se mantienen serenos, el niño se relaja, lo que le ayuda a tolerar mejor sus molestias.

Ante una crisis, respira hondo y consuélate pensando que no está enfermo y que en cuanto su organismo madure, los cólicos desaparecerán como por arte de magia.