Si pelas a tu bebé, el pelo le sale más fuerte.


Esta afirmación es falsa.

Cuando nace un bebé, puede tener mucho más vello de lo habitual: hombros, algo de la espalda, orejas y frente, a este vello del recién nacido se le llama lanugo y suele caerse durante los primeros meses de vida. Galeria-fotografia-bebe-recien-nacido-02

El primer cabello que tienen los recién nacidos en la mayoría de los casos va perdiéndose en los primeros meses de vida, de modo que entre los 6-9 meses la mayoría están “pelones”.

Suele perderse más en la zona de roce de la cabeza con el colchón y en algunos casos en la parte superior de la cabeza, más tarde o  más temprano la mayoría acaban teniendo una distribución de cabello “poco estética”. Ante lo cual la mayoría de las mamás acaban optando por cortarles el pelo.

Es frecuente que se suela añadir: “Y así le sale más fuerte”.

La realidad es que el cortar el pelo no hace que salga más fuerte. De hecho hay muchos niños a los que se corta el pelo por tener poco y muy fino y sigue saliendo igual.

Cuando sale fino se suele volver a cortar pensando que necesita “otro corte para fortalecerse más”. Y al final a fuerza de dar el tiempo necesario se produce el cambio “de pelaje” por el definitivo y acaba teniendo un pelo más fuerte y abundante.

De: http://www.mipediatraonline.com/

La prueba del talón


pies-del-bebe

La prueba del talón o cribado neonatal es un análisis de sangre que pretende un diagnosticar precozmente enfermedades que tienen muy buen pronóstico si se detectan pronto, como hipotiroidismo, fenilcetonuria, fibrosis quística, hiperfenilalaninemias, galactosemia, deficiencia de biotinidasa, enfermedad de jarabe de arce, homocistinuria, defectos de la beta-oxidación de ácidos grasos de cadena media, tirosinemia … Si estas enfermedades se diagnosticaran tarde, podríamos hablar de complicaciones graves, incluso irreversibles en ciertos casos.

Es aconsejable realizar la prueba entre el 3º y 5º día, con preferencia el tercero.

Recomendaciones para ir a la playa con bebés


consejos 1

El sol no es el mejor aliado de los más pequeños de la casa y hay que ser especialmente cuidadosos con los recién nacidos, que no deben exponerse directamente a los rayos del sol. Las cremas solares tampoco están recomendadas antes de los seis meses de vida.

Los pediatras y dermatólogos desaconsejan usar cremas de protección solar antes de los seis meses; e incluso usarlas con precaución antes de que cumplan un año.

recomendación 2

Es muy importante no exponerles directamente a los rayos solares en los primeros seis meses de vida y seguir extremando las precauciones hasta que cumplan un año;  realmente con unos minutos de paseo es suficiente para que los niños sinteticen la vitamina D que necesitan sus huesos.

Entre los seis y los doce meses se pueden empezar a usar foto-protectores, pero con precaución, en zonas como la cara y las manos, que no están cubiertas de los rayos solares. Es aconsejable usar formulaciones pediátricas y mejor en crema que en espumas o geles, porque son más hidratantes ya que los más pequeños tienen una piel muy sensible al sol, con muy poca capacidad de generar melanina y con unas defensas aún no desarrolladas.

recomendación 3

Debemos olvidar el uso de productos químicos en bebés,  ya que su superficie corporal es muy pequeña y el riesgo de absorción de cualquier producto es mayor, además, algunos bebés pueden de hecho sufrir irritaciones y reacciones alérgicas a las cremas. Por eso, los pediatras americanos recomiendan emplear fórmulas que contengan óxido de zinc o dióxido de titanio, considerados menos irritantes y que ofrecen un filtro más tupido a la piel. Además, las fórmulas para niños suelen tener menos sustancias irritantes, de manera que no piquen si el niño se las lleva a los ojos u otras mucosas.

La Academia Americana de Pediatría y el Consejo Australiano del Cáncer coinciden en que se limite el uso de cosméticos solares antes de los seis meses a “pequeñas áreas” del cuerpo; como la cara o las manos, “siempre que no sea posible protegerles con sombra y ropas ligeras”

consejos 4

Recomendaciones:

  • Evita la exposición directa al sol en los primeros meses de vida.
  • Sal de paseo en las primeras horas del día o al caer la tarde.
  • Protege al bebé con sombras tupidas y ropas ligeras.
  • Utiliza gorros y sombrillas para cubrir la cara y el cuello.
  • A partir de los seis meses, elige cremas para el sol especiales para niños.
  • Aplica la loción unos 30 minutos antes de salir de casa y repite la aplicación cada dos horas, independientemente de que sean resistentes al agua.
  • Opta por cremas, leches o lociones solares, más hidratantes que las presentaciones en espumas y geles.
  • Utiliza un factor de protección superior a 30 y que cubra tanto los rayos UVA como los UVB.
  • Opta por filtros físicos, a base de óxido de zinc y dióxido de titanio.

Parte de: http://www.elmundo.es/

Las minicunas y moisés


MO-1616 LAC. BCO. - VESTIDURA

Un recien nacido duerme entre 14 y 16 horas al día. Tanto la minicuna como el moisés son su cama ideal, ya que al ser más pequeños que la cuna, el bebé se siente más arropado y seguro y le ayudan a sentir los límites y conciliar el sueño. Los recien nacidos normalmente no se encuentran cómodos en espacios abiertos.

Además, a la hora de tener cerca a nuestro bebé es más fácil hacerlo con un artículo de dimensiones más pequeñas y después, llegado el momento, pasarlo a la cuna.

Para elegir una minicuna o un moisés hay que tener en cuenta que cumplan las siguientes características:

  • Los bordes deben tener una altura mínima de 27,5 cm. para evitar cualquier accidente.
  • Debe tener cuatro ruedas con freno y fácil movilidad.
  • Si la minicuna tiene balancín, éste ha de tener su seguro correspondiente.
  • Como en las cunas, la pintura debe ser no tóxica.
  • Los tejidos deben ser suaves y libres de sustancias nocivas
  • El interior debe ser acolchado (siempre que existan materiales que puedan dañar al bebé alrededor del capazo).
  • El fondo ha de ser rígido y firme para soportar el peso y los movimientos del bebé.

minicuna-smart-fresh-de-micuna

También existen minicunas para practicar el colecho, en concreto la CODODO de Micuna es evolutiva y tiene 13 posiciones para adaptar a cualquier tipo de somier incluso si tenemos un tatami. Tras su uso la podemos convertir en vestidor y posteriormente en escritorio, así permanecerá en el tiempo y no habrá sido una inversión para un periodo corto.

cododo feria

Es MUY IMPORTANTE eligirlos siempre de marca de calidad reconocida y comprobar que en la etiqueta aparece el nombre, la marca comercial, la dirección del fabricante o distribuidor, las advertencias sobre el uso correcto del producto y la norma que lo homologa.

En España la norma que regula los moisés y minicunas es la UNE EN 1130: 1996 (partes 1 y 2), también son correctas las versiones de otros países de la Unión Europea (NF, Francia, BS, British Standard, etc.).

harmony

¿Qué colchón usar?

Ante todo, el colchón debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Debe ser transpirable, los plastificados aumentan la temperatura corporal.
  • Debe ser firme sin tener demasiada dureza que ejerza presión sobre el cuerpo del bebé, ni tampoco muy blando haciendo que su cuerpo se hunda.
  • No debe tener cojines ni almohadas sueltos, para evitar la muerte súbita.
  • Existen en el mercado sistemas de descanso para prevenir problemas leves en el desarrollo del bebé como cólicos del lactante, bronquiolitis, plagiocefalia postural, displasia de cadera, etc.

SEDA CONFORT 1

Parte de: http://www.crecerfeliz.es/

Bebés y mascotas


La llegada de un bebé a casa no significa que tengamos que olvidarnos de nuestra mascota. Nuestro perro o gato puede ser un buen amigo del niño, si aprende a respetar al animal y está cuidado. Algunas medidas facilitarán la convivencia entre el pequeño y el animal.

Antes del nacimiento del bebé:
  • Nuestra mascota puede sentir celos de un bebé recién llegado. Por eso debemos prepararla desde meses antes del parto para que los cambios no le resulten bruscos.
  • Es importante que el padre u otra persona se preocupe más del animal, porque la madre tendrá menos tiempo cuando llegue el recién nacido.
  • Si el perro o el gato duerme en la habitación de los padres y queremos que duerma en otra habitación cuando llegue el recién nacido, debemos ir acostumbrándole ya a su nuevo lugar.
  • Hay que llevarlo al veterinario para desparasitarlo, protegerlo contra insectos y poner sus vacunas al día.

Mientras el bebé está en la maternidad:
  • El padre puede llevar a casa alguna prenda del bebé para que el perro o el gato se acostumbre a su olor. Al llegar a casa, papá puede coger en brazos al bebé mientras mamá saluda a la mascota.
  • Podemos permitir que el animal huela al niño, eso sí, protegiendo su cara con las manos.
    Si el niño es prematuro
  • No hay que tomar medidas especiales, porque cuando dan el alta en el hospital a un prematuro es porque puede hacer una vida normal.
  • Por si acaso, no conviene dejar al bebé nunca solo con el animal. Si duerme en una habitación separada de los padres, hay que enseñar al perro o el gato que no deben entrar allí cuando no esté presente un adulto. El animal de compañía puede hacer daño al niño sin pretenderlo, simplemente jugando con él.
  • En el caso del gato, hay que evitar que se acueste dentro de la cunita.
    Cuando el bebé gatee:
  • El niño puede perseguir, arrinconar y hacer daño a la mascota, e incitarle con su comportamiento a tener una reacción violenta en defensa propia.
  • Mordeduras y arañazos pueden evitarse enseñando al animal y al bebé a respetarse mutuamente desde el principio.
  • Todas las mascotas y, sobre todo, perros y gatos, pueden transmitir parásitos a través de las heces o por tocarlos. Reptiles y pájaros pueden ser portadores de la bacteria salmonella, que causa una gastroenteritis importante. Por eso, es primordial que la mascota esté desparasitada y que el niño no juegue en su rincón.
    ¿Y si no quiere al niño?:

En general, el perro o el gato se acostumbra a compartir las atenciones con el niño. A veces el perro se muestra hostil hacia el pequeñín. En ese caso, hay que mantenerlo atado hasta que se le pasen esos sentimientos, pues podría morderle o arañarle aunque no lo haya hecho nunca antes.

Si su comportamiento agresivo se mantiene, habrá que plantearse si puede seguir viviendo en la casa.

¿Dónde poner las cosas del animal?:

  • El recipiente de la comida, el agua y el lugar donde hace caca el animal no deben quedar al alcance de la mano cuando el bebé empiece a gatear, porque los parásitos se transmiten a través de la saliva y los excrementos.
  • Una buena higiene con agua y jabón de los enseres de las mascotas disminuirá notablemente el riesgo de contagio.

Autor: Ernesto Sáez Pérez, pediatra y neonatólogo.

De: Ser Padres