Ictericia en recien nacidos


ictericiabebe

Muchas empezamos a conocer esta palabra cuando el bebé está en el mundo, por eso me parece interesante hablar de este tema. Empecemos por el principio:

La bilirrubina es un pigmento de color amarillo anaranjado que encontramos en la bilis (sustancia que produce el hígado).

Cuando una pequeña cantidad de glóbulos rojos viejos es reemplazada por nuevos glóbulos rojos, la bilirrubina queda en nuestro organismo, de forma que nuestro hígado ayuda a descomponerla para que nuestro cuerpo pueda eliminarla a través de las heces. Pero el hígado del bebé no ha desarrollado su capacidad para procesar la bilirrubina que se produce con la destrucción de glóbulos rojos, cuando existen valores altos en la sangre, lo más habitual es que aparezca la ictericia o ictericia fisiológica (es cuando decimos que el bebé está amarillo). Es más fuerte cuando el bebé tiene entre 2 y 4 días, y normalmente desaparecerá en 2 semanas sin haber causado ningún problema.

Es normal que un bebé tenga un nivel de bilirrubina un poco más alto después del nacimiento porque  cuando está creciendo en el vientre de la madre, la placenta (lugar donde se alimenta el bebé mientras está dentro de su madre) elimina la bilirrubina de su cuerpo. Después del nacimiento, el hígado del bebé comienza a hacer este trabajo y puede pasar algún tiempo para que su hígado  sea capaz de hacerlo  eficientemente.

Los médicos, el personal de enfermería y los miembros de la familia vigilarán en busca de signos de ictericia en el hospital y después de que el recién nacido se vaya para casa. En la mayoría de los hospitales revisan los niveles de bilirrubina total en todos los bebés más o menos a las 24 horas de nacidos.Los bebés prematuros tienen mayor probabilidad de tratamiento en niveles de bilirrubina bajos.

Un bebé necesitará tratamiento si el nivel de bilirrubina es demasiado alto o se está elevando con mucha rapidez. Necesita entonces que lo mantengan bien hidratado con leche materna o leche maternizada (fórmula), alimentándolo con frecuencia (hasta 12 veces al día) para estimular las deposiciones frecuentes, lo cual ayuda a eliminar la bilirrubina a través de las heces y mediante un tratamiento de fototerapia (es cuando nos dicen que tiene que darle la luz del sol).

A todas las mujeres embarazadas se les deben practicar pruebas del grupo sanguíneo y anticuerpos inusuales. Si la madre es Rh negativa, se recomienda hacer pruebas de seguimiento en el cordón umbilical del bebé. Esto también puede hacerse si el grupo sanguíneo de la madre es O+, pero no necesariamente se requiere si se lleva a cabo un control cuidadoso.

De todos modos SIEMPRE consulta a tu pediatra que será quien diagnostique acertadamente lo que tiene tu bebé.

Parte de: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/

El primer trimestre de embarazo


 

Nuestro bebé no volverá a crecer tanto como durante los nueve meses de embarazo.


Durante el primer trimestre se desarrollan sus órganos.

En el primer mes, el bebé es un embrión en forma de renacuajo, más pequeño que un guisante. Sus órganos comienzan a desarrollarse, también la placenta y la bolsa amniótica (la bolsa o saco amniótico es la cubierta de dos membranas que cubre al embrión y que se forma entre el octavo y noveno día de la fecundación. La membrana interna llamada amnios contiene el líquido amniótico y el feto en su interior. La membrana exterior, llamado corión, contiene el amnios y es parte de la placenta). El embrión cuenta con un primitivo corazón que ya late y ha comenzado a formarse su tubo neural que después se convertirá en su cerebro y su médula espinal. Mide 9 Mm. y pesa 0,5 grs.

La pared uterina de la madre aumenta su espesor y vascularización. La placenta y cordón comienzan a formarse. Se segrega gonadotrofina corionica, la cual es detectada en la orina confirmando el embarazo. El útero tiene el tamaño de una pelota de ping-pong.

Durante el segundo mes se perfila su cara. Se forman sus ojos y tiene párpados.
 Crecen sus brazos y piernas. Sus huesos largos, sus órganos internos y su cerebro van desarrollándose. El embrión flota en su saco lleno de líquido amniótico (que es un fluido líquido que rodea y amortigua al embrión y luego al feto en desarrollo en el interior del saco amniótico). Mide 4 cm. y pesa 5 grs.

En cuanto a la madre, el cordón umbilical tiene su forma definitiva. El líquido amniótico protege al feto, manteniendo constante la temperatura y facilitando sus movimientos. El útero tiene el tamaño de una pelota de tenis.

En el tercer mes el embrión pasa a ser feto, ya aparece el reflejo de succión. Ya podemos ver su cara con forma humana y aparecen las uñas de las manos y los pies.

La estructura de su cerebro será similar al que tendrá al momento de nacer, se podrán oír los latidos de su corazón que tendrá entre 120  a 160 latidos por minuto.

En su boca aparecerán unos veinte botoncitos que en el futuro serán los dientes de leche y se desarrollarán las cuerdas vocales.

El cordón umbilical inicia la tarea de llevar nutrientes y  transportar desechos. Y los
intestinos se han  formado cerca  de este, porque todavía no caben dentro del feto.

También, su sistema nervioso inicia su funcionamiento; los huesos comienzan a osificarse; y el hígado y los riñones están desarrollándose. Los riñones producen orina y comienza a hacer pipí en el líquido amniótico.

Sus genitales externos comienzan a diferenciarse, aunque todavía no se podrá determinar si  será  una niña o un niño.

Ya mide 10cm.y pesa 20 grs.

Con respecto a la madre, el útero tiene le tamaño de un pomelo. La embarazada podrá sentir mareos y vómitos, cansancio, molestias en la pelvis, necesidad de orinar mas frecuentemente. Notará un aumento de tamaño en sus pechos acompañado de cambio de color en la areola. Su atención se centrara en los cambios físicos. Es frecuente que tenga cambios bruscos de humor y sentimientos contradictorios acerca de la maternidad.

Parte de: http://conociendo-mi-embarazo.blogspot.com

El segundo trimestre de embarazo


2T

Al principio del segundo trimestre nuestro bebé mide entre 15 y 20 cm, pesa unos 250 gramos y, a partir de este momento, ya puede oír, ver, experimentar emociones y participar activamente, compartiendo continuamente contigo los cambios de humor y las sensaciones. Mueve armoniosamente el diafragma, abre voluntariamente la boca (mientras que hasta ahora la abría para aprender a tragar), su intestino se llena de meconio. Sus dedos tienen uñas y huellas dactilares. A veces tiene hipo, respira (lleva hasta las vías respiratorias el líquido amniótico y lo expulsa inmediatamente) y empieza a recibir importantes sustancias que le protegerán de las infecciones durante sus primeros días de vida. Y … a partir de la semana 26 del embarazo el bebé comenzará a chuparse el dedo ocasionalmente. La mano que utilice para chuparse el dedo será seguramente su mano diestra, por lo que ya se puede determinar si su mano diestra será la derecha o la izquierda. Esto se puede apreciar en algunas imágenes de ultrasonido tomadas durante el embarazo.

De aquí en adelante, crecerá a razón de un centímetro por semana. El líquido amniótico2º T aumenta. Tiene pelo, pestañas y cejas. Se chupa el dedo. Duerme de 18 a 20 horas al día.Cuando está despierto se mueve mucho.

En la madre han desaparecido las nauseas y los vómitos, puede sentir los movimientos del feto. A veces siente pequeñas molestias como ardor de estómago o congestión nasal. Puede engordar de 250 a 500 grs. a la semana.

Aumenta el interés por el bebé, soñando con el día y noche. Los cambios físicos motivan sentimientos contradictorios. Sientes que el tiempo pasa rápidamente.

La acción relajante que las hormonas del embarazo ejercen sobre las paredes de las venas y a la congestión de las mismas producida por el peso que ejerce el útero, esto favorecerá la aparición de varices.

Es el momento de hacerse una ecografía morfológica que es la más importante del embarazo y, sirve sobre todo para comprobar si el feto está creciendo bien y si nacerá sano.

Si la posición del feto lo permite,  existe muchas posibilidades de confirmar el sexo del bebé.

Recomendación:

Te conviene dejar descansar las piernas a intervalos regulares, utilizar medias de compresión graduada adecuadas a tu estado y no usar ropa demasiado ajustada, así como llevar un calzado cómodo, de no más de cuatro o cinco centímetros de tacón.
–    A partir de ahora, tu barriga empezará a ganar mucho más volumen, por lo que ha llegado el momento de aplicarte cremas hidratantes específicas, para evitar las estrías.
–    Es importante que cuides tu higiene íntima, ya que, en estas semanas, las pérdidas de flujo pueden ser más abundantes de lo habitual.

Parte de: http://conociendo-mi-embarazo.blogspot.com