Las cigüeñas – H. C. Andersen


¿Quieres saber por qué decimos que a los niños los traen las cigüeñas? El origen de esta tradición está en este cuento de Hans Chirstian Andersen.

En Clave de Niños

Sobre el tejado de la casa más apartada de una aldea había un nido de cigüeñas. La cigüeñas nidocigüeña madre estaba posada en él, junto a sus cuatro polluelos, que asomaban las cabezas con sus piquitos negros, pues no se habían teñido aún de rojo. A poca distancia, sobre el vértice del tejado, permanecía el padre, erguido y tieso; tenía una pata recogida, para que no pudieran decir que el montar la guardia no resultaba fatigoso. Se hubiera dicho que era de palo, tal era su inmovilidad:

– «Da un gran tono el que mi mujer tenga una centinela junto al nido, pensaba,. Nadie puede saber que soy su marido. Seguramente pensará todo el mundo que me han puesto aquí de vigilante. Eso da mucha distinción». Y siguió de pie sobre una pata.

Abajo, en la calle, jugaba un grupo de chiquillos, y he aquí que, al darse cuenta…

Ver la entrada original 1.577 palabras más