Bañera natural o fetal


La bañera natural está pensada especialmente para los primeros baños de nuestro bebé. Consiste en una cubeta de plástico más funcional de lo que nos pueda parecer a simple vista, mantiene al bebé en posición fetal dentro del agua, casi como si estuviera en vientre materno, convirtiéndose en la perfecta bañera para el recién nacido.

cubo-bano-bebeEste tipo de bañera tiene un diseño cerrado y calentito muy relacionado con las sensaciones que tiene el bebé dentro del útero materno.
La cubeta es de medida estándar para el baño del recién nacido, y es recomendable que el agua lo cubra hasta los hombros para que no se enfríe. A medida que nuestro bebé crezca, no será preciso llenarla tanto.
También, dada la relajación que les proporciona, en algunos casos se recomienda para calmar los cólicos de lactante y los gases.

Una ventaja es que, siendo tan pequeña, podemos ponerla donde nos venga bien y facilitarnos la postura durante el baño de nuestro bebé.

Para que sepáis usar la bañera correctamente, cuelgo un vídeo ilustrativo:

Los pies en el embarazo


consejos_belleza_embarazadas

Con el embarazo el cuerpo de la mujer cambia y los pies no son una excepción. Los pies tienen que soportar más peso del que están acostumbrados. Además, ciertas hormonas (relaxina y progesterona) hacen que nuestros ligamentos ganen elasticidad y las consecuencias no se hacen esperar. Por ello el cuidado de los pies durante se hace indispensable.

La hinchazón es una de las molestias más comunes y suele responder a un problema circulatorio, que además favorece la aparición de varices, o una mayor retención de líquidos. Además, en verano, por las altas temperaturas, las mujeres embarazadas también son más vulnerables a padecer molestias en los pies que se notan a la hora de caminar o de moverse.

Para el cuidado de tus pies es recomendable:

  1. Evitar comidas saladas o muy especiadas (producen retención de líquidos).
  2. Lavar los pies a diario y secarlos bien, sobre todo entre los dedos.
  3. Lleva siempre las uñas cortas, pero no tanto como para que se entierren, lo correcto es cortarlas en línea recta
  4. Exfoliar periódicamente su piel; usar, sin excesos, la piedra pómez y, finalmente, hidratar con cremas específicas para la zona, insistiendo en los talones.
  5. Hacer baños de contraste de agua fría y caliente al ducharnos o poner los pies en remojo con agua caliente y sal.
  6. Pasear por la arena de la playa alternando caminar por la arena seca y mojada, y, si es posible mojando los pies para activar la circulación y beneficiarse así de las sales del agua marina.
  7. Proteger las zonas de roce. En las farmacias venden productos adecuados para ello.
  8. Durante el embarazo, es muy importante controlar el peso  y evitar el sedentarismo. Recuerda que el ejercicio físico (la natación es muy recomendable) reporta numerosos beneficios durante el embarazo.
  9. Evitar permanecer durante mucho tiempo de pie, ya que ello puede dificultar la circulación sanguínea. Si permaneces sentada mucho tiempo, conviene dar un pequeño paseo al menos cada dos horas.
  10. Cuando permanezcas sentada es conveniente poner las piernas ligeramente en alto y apoyar los pies en una almohada.
  11. Evitar las exposiciones prolongadas al sol o permanecer en lugares donde la temperatura sea muy alta.
  12. Andar descalza por la casa de  vez en cuando (si el clima lo permite) así se ejercitan los músculos de los pies y se estimula la circulación.
  13. Al terminar el día, antes de acostarte, es bueno darse un masaje en los pies y realizar baños con chorros fríos. Puedes sumergir los pies en una tina con agua, o bien darte un masaje con alguna crema especial para los pies después del baño (puedes conseguir un aparato de masajes para pies que incluso se utiliza el agua para darlos).

Los podólogos recomiendan también:

  • Utilizar siempre el calzado adecuado y cuando decimos calzado adecuado nos referimos a calzado que no comprima el pie y abierto, cuando la época del año lo permita, para que los pies estén bien ventilados o si el calzado tiene que ser cerrado, hay que evitar que sea de material sintético, ya que aumenta la sudoración y es menos flexible. Para el verano, si se usan sandalias procurar que sean modelos que sujeten el talón, sin apretar el tobillo. En cuanto a las chancletas, solo para playa o piscina pero no deben llevarse en el día a día porque son de plástico y el pie suda más.
  • No usar tacón alto ya que no solamente resultan incómodos, sino que obligan a caminar de una manera forzada, es decir, con la panza  hacia fuera y esto posiblemente te ocasione dolor de espalda.
  • El calzado completamente plano no es recomendable puesto que no favorece el equilibrio, la mejor opción son los zapatos de un tacón bajo, además es conveniente elegirlos de un material que permita que la piel respire.
  • No uses zapatos con cordones, cintas o hebillas puesto que hay etapas del embarazo que no resultará tan fácil agacharse para atarlos o bien abrochar la hebilla.
  • Lo más recomendable es no llevar más de dos días seguidos el mismo zapato, para permitir que cada par se seque y respire y que además los pies descansen de la horma del zapato.
  • Si debes usar calcetines, lo recomendable es que sean de algodón, las prendas de algodón dejan que la piel respire, verifica que no te queden muy ajustados. Las calcetas hasta el tobillo son ideales porque garantizan que las venas de las piernas no queden comprimidas.

Parte de: http://www.ellahoy.es/, http://www.nosotros2.com/

El baño del bebé


El baño del bebé es una estupenda oportunidad para poder transmitir a tubaño-del-recien-nacido hijo sensaciones de bienestar. Estar sumergido en agua cálida relaja y agrada al bebé y, hacerlo todos los días la misma hora, como por ejemplo, antes de cenar, le proporciona el ambiente adecuado para disfrutar de un buen descanso nocturno. Aprovecha este momento para establecer un contacto especial con él. Puedes ambientar la habitación con música relajante, de este modo posteriormente, si le pones esta música, le ayudará a dormir.

Picture 038Antes de comenzar a bañar al bebé es recomendable tener todo preparado. Ten a la mano todo lo que vas a necesitar, para que en ningún momento lo descuides mientras lo estas bañando. Para lograrlo, nada mejor que reunir todo lo necesario (los productos cuanto más naturales mejor): gel, champú y crema hidratante para bebés, toallas de algodón, peine o cepillo, ropa limpia, pañales, un termómetro de baño, una bañera y una esponja (opcional).

Asegúrate que la temperatura ambiente del cuarto de baño es cálida y oscila entre losPatito-termómetro baño (2) - 011051 (4) 23 y los 25 ºC. Después, comprueba que la bañera está limpia y llénala con agua tibia. El agua debe estar a la temperatura corporal, es decir, entre los 35 y los 37 grados centígrados. Puedes utilizar un termómetro de baño o, si lo prefieres, utiliza el codo o la parte interior de la muñeca para comprobar que la temperatura es la apropiada.

Cuando tengas todos los productos preparados, lávate las manos y procura cerrar las ventanas y puertas donde puedan entrar corrientes de aire frio.

Banar-en-seco-al-bebe_articulo_landscapePrimeramente con unas gasitas húmedas o algodón  y suero fisiológico, lávale la carita con cuidado, luego sujétalo con un brazo, inclínalo sobre la bañera y lava su cabeza con el mínimo de champú. Enjuágalo muy bien.

Coloca a tu bebé en el agua y mantén una mano debajo de sus hombros de manera que la cabeza y hombros estén fuera del agua. Lava y enjuaga muy bien todas las partes de su cuerpo, después levántalo y sécalo bien con una toalla. Finalmente envuélvelo en otra toalla seca para darle calor.BUTERFLY_08 (2)

Si es el primer baño de tu bebé, es recomendable que lo realices el tercer día después deCordon-umbilical-bebe-recien-nacido la caída del ombligo. Si optas por bañarlo desde el primer día, después del baño y antes de vestirle, es importante que revises el cordón umbilical y el área del ombligo. Límpialo en su base con alcohol de 70 ºC y envuélvelo en una gasa limpia. Si notas que el ombligo supura o presenta un color rojizo y mal olor, debes comentárselo al pediatra.

Es importante que en todo el proceso del baño, estés sonriéndole y jugando con él. Este momento debe de ser de disfrute y de relajación.

Consejos importantes para bañar a un bebé recién nacido

Existen algunos cuidados especiales que debes considerar durante el baño de tu bebé:

1. Nunca debes dejar solo a tu bebé durante el baño.

2. No es recomendable la utilización de talcos o colonias (si éstas no son naturales y antialérgicas), principalmente en los primeros meses. Pueden desencadenar alergias.

3. La altura de la bañera debe ser adecuada a la estatura de la persona, que estáFotoMyr240 bañando al bebé, para que no sufra la espalda.

4. Lava siempre la bañera antes y después de su utilización.

5. Es importante secar bien todos los pliegues de la piel del bebé, especialmente los que se encuentran debajo del mentón, detrás de las orejas y el área del pañal.

6. Aprovecha la hora del baño para revisar al bebé y así descartar erupciones, inflamaciones u otros problemas. Observa si presenta costra láctea en la cabeza.

7. Evita desanimarte si tu bebé llora mucho durante sus primeros baños. Con tus mimos y las condiciones ambientales adecuadas, acabará acostumbrándose y llegará a disfrutar de este momento de placer. Y sus papás también.

Parte de: http://www.guiainfantil.com/