Las muselinas


64475_521260311381999_7162207518312395761_nLas muselinas son cuadros de tela hechos con hilo de algodón. Es un tejido muy fino, transparente y vaporoso, parecidos a una gasa pero con más cuerpo. Además, tienen la cualidad de que cuanto más se lavan, más suaves están, no precisan cuidados especiales.

Se sabe que fueron utilizadas por los egipcios y en Asia central para envolver a sus bebes hace miles de años. Y, tradicionalmente, también han sido usadas por nuestras bisabuelas, abuelas, madres …

Las mejores muselinas son las compuestas 100% algodón orgánico ya que no están tratadas con productos tóxicos nocivos que puedan perjudicar a la piel sensible de nuestro bebé.

Tienen infinidad de usos y pronto no podrás pasar sin ellas:

  • Para cubrirse cuando se está dando el pecho
  • Como protector para usar cuando haces el “flatito” al bebé
  • Para envolver al bebé recién nacido con la técnica swaddling o tamal (las de 120×120)
  • Como sábana en verano (tanto en la cuna como en la silla o capazo) técnica swaddling o tamal
  • Como manta de juegos en la calle o para sentarnos a jugar en el césped
  • Como sábana bajera cuando vamos de viaje (el bebé siente el olor familiar y no extraña la cuna)
  • Para cubrir al bebé duerme si refresca (o si llevamos el aire acondicionado encendido en el coche)
  • Para cubrir parte de la cara o cuerpo al bebé con algo ligero y nuestro olor y que lo use como dou-dou para dormir
  • Como babitas
  • Como cambiador cuando salimos de casa
  • Como toalla en la piscina o en la playa
  • Para poner entre nuestro cuerpo y el del bebé si estamos porteando en verano (para evitar que sudemos)
  • Simplemente para llevarla en el bolso y usarla en cualquier urgencia.

Anuncios

Si pelas a tu bebé, el pelo le sale más fuerte.


Esta afirmación es falsa.

Cuando nace un bebé, puede tener mucho más vello de lo habitual: hombros, algo de la espalda, orejas y frente, a este vello del recién nacido se le llama lanugo y suele caerse durante los primeros meses de vida. Galeria-fotografia-bebe-recien-nacido-02

El primer cabello que tienen los recién nacidos en la mayoría de los casos va perdiéndose en los primeros meses de vida, de modo que entre los 6-9 meses la mayoría están “pelones”.

Suele perderse más en la zona de roce de la cabeza con el colchón y en algunos casos en la parte superior de la cabeza, más tarde o  más temprano la mayoría acaban teniendo una distribución de cabello “poco estética”. Ante lo cual la mayoría de las mamás acaban optando por cortarles el pelo.

Es frecuente que se suela añadir: “Y así le sale más fuerte”.

La realidad es que el cortar el pelo no hace que salga más fuerte. De hecho hay muchos niños a los que se corta el pelo por tener poco y muy fino y sigue saliendo igual.

Cuando sale fino se suele volver a cortar pensando que necesita “otro corte para fortalecerse más”. Y al final a fuerza de dar el tiempo necesario se produce el cambio “de pelaje” por el definitivo y acaba teniendo un pelo más fuerte y abundante.

De: http://www.mipediatraonline.com/