Ignacio


ignacio

Ignacio es un nombre de varón en idioma español. Existe una primera posibilidad en la que se cree que deriva del latín Ignatius, y este de la raíz ignis (fuego), por lo que significaría fogoso o fervoroso. Lo que es seguro es que es un nombre existente ya en el siglo I en Antioquía, la primera persona documentada que usó este nombre en el siglo I, fue San Ignacio de Antioquía discípulo de los apóstoles Juan, Pedro y Pablo, por lo que se ha propuesto que su origen sería griego o al menos de raíz indoeuropea (esta sería la segunda posibilidad del origen etimológico de este nombre).

Indudablemente, en España, celebramos San Ignacio de Loyola que nació en el castillo de Loyola, hoy en el término municipal de Azpeitia (Guipúzcoa) en 1491 (un año antes del descubrimiento de América) y murió en Roma, el 31 de julio de 1556.

Como noble que era, eligió la carrera de las armas. Sirviendo al duque de Nájera en calidad de gentilhombre, el rey de Francia decidió invadir España, llegado a Pamplona, la sitió. En esta contienda una bala de cañón le pasó entre las dos piernas, rompiéndole la derecha por debajo de la rodilla y dejándole muy malparada la izquierda. Durante su invalidez, tuvo tiempo de cultivar su espíritu. Leyó numerosas vidas de santos. Pasó primero por el santuario de Aránzazu y luego por el de Montserrat para reconfortar su espíritu. Renunció a todo, incluso a su nombre, y empezó una nueva vida de espiritualidad en la cueva de Manresa. Allí escribió sus famosos Ejercicios espirituales. A los 32 años comenzó sus estudios de latín en la escuela, continuó en Salamanca y luego en París, donde conoció a Francisco Javier y otros compañeros de estudios, con quienes inició la fundación de la Compañía de Jesús.

Su femenino es Ignacia o Loyola.

Su onomástica se celebra el 31 de julio.

El estilo clásico decorativo


Alexa-blanco-oro

Si quieres dar un toque elegante al dormitorio de tu bebé, tu estilo es el clásico.

El estilo clásico proviene de la corriente barroca por lo que la abundancia de elementos es una de las claves de los interiores clásicos, pero esto no significa necesariamente que haya que sobrecargar los ambientes, simplemente significa que si eres minimalista, no es este el estilo que elegirías.

Consejos básicos:

  1. En un ambiente clásico los colores que deben reinar son los tonos cremas. Así podemos optar por la escala crema de colores como grises, beis, celestes, rosas, verdes, lilas y amarillos.micuna_alexa_8
  2. La madera es uno de los elementos estrella del estilo, así como la forja, el bronce o el “cristal” (hablar de cristal en una habitación de bebé significa hablar metacrilatos o materiales transparentes que hay en el mercado para su seguridad), también se puede introducir como es la tendencia actual, el cristal de Swarovsky.
  3. El dosel es un recurso decorativo clásico a tener en cuenta.
  4. Para edredones, cojines o cortinas, se puede optar por telas ricas y pesadas como el terciopelo, el raso o la seda que puedes aprovechar para introducir el color en la habitación, e incluso detalles florales. Puedes tomar partido por el uso del capitoné.
  5. Las barras de cortinas elígelas de bronce o de madera.
  6. En las paredes de este tipo de ambientes puedes optar por papeles pintados de tonos pastel y motivos elegantes. El uso de cuadros con elegantes marcos también será un acierto.

estilo clásico

Santiago / Jacobo / Jaime / Diego / Yago


trillizos

Todos los nombre del enunciado, tanto Santiago, como Jaime y Diego, proceden del nombre Jacob.

Santiago es un nombre masculino de origen hebrero, procede del grito latino Sacte Jacobe, (“¡Santo Jacob!”), en honor al patriarca bíblico Jacob. En el antiguo hebreo se transcribe bajo la forma de Ya’aqob. Procede del verbo hebreo sarah, que quiere decir “dominar”. Su interpretación estricta es “el que domina a Dios” aunque también puede interpretarse como “Dios lo recompensará”.

El nombre de los apóstoles Jacobo el mayor y el menor se transforma en Santiago en España, ya que en el siglo XIII se produce una variación del grito convirtiéndose en Santi Yague. Santiago el mayor, es según la tradición, el primer evangelizador de España.

Para situarnos un poco, Santiago el Mayor, apóstol, es hermano mayor de san Juan Evangelista, llamados ambos los hijos del Zebedeo. Estos eran, junto con san Pedro, los tres apóstoles preferidos, a los que Jesús concede un mayor protagonismo en su vida.

Según narran los Hechos de los Apóstoles, Santiago fue el primero que sufrió martirio. Fue decapitado en Jerusalén por orden del rey de Judea, Herodes Agripa. Según la tradición, realizó largos viajes, predicó en España y su cuerpo fue trasladado a nuestro país desde Jerusalén.

Santiago de Compostela se fundó sobre el sepulcro del Apóstol. Campus Stellae (campo de la estrella) llamaron al lugar en que fue descubierto.  Y, sobre el sepulcro de Santiago, se edificó la imponente basílica, y en torno a ella creció toda la ciudad.

Siguiendo su onda expansiva se fundaron, entre otras, Santiago de Cuba y Santiago de Chile.

Su onomástica se celebra el 25 de Julio.

Las estrías en el embarazo


estrias-embarazo_6.jpg

Los cambios hormonales en el embarazo también afectan a la piel, por ello nos salen las estrías que pueden aparecer tanto en el pecho como en el vientre, piernas y glúteos.

Son pequeñas marcas que se producen cuando las fibras de colágeno y elastina de la dermis se rompen. Cuando la piel se estira, las fibras con menor elasticidad se rompen y dejan una pequeña cicatriz, una especie de línea hundida.

Seremos más propensas a que nos salgan estrías si:

  • Aumentamos mucho peso rápidamente.
  • Esperamos dos bebés o más.
  • Nuestro bebé es muy grande.
  • Tenemos exceso de líquido amniótico.

Según la pigmentación de la piel de la embarazada las vemos de un color u otro, así las mujeres de piel clara presentan estrías de color rosa, primero, después rojo y finalmente púrpura, en las mujeres de piel morena se oscurecen.

Suelen aparecer al final del tercer trimestre del embarazo cuando el útero ya ha crecido en proporción al tamaño del feto.

Son difíciles de prevenir pero si seguimos los siguientes pasos contribuiremos a ello:

  1. Es fundamental hidratar la piel dos veces al día para que conserve su elasticidad natural y esté preparada para resistir la distensión producida por el aumento de volumen corporal en el embarazo, para ello podemos utilizar cremas hidratantes específicas para el pecho y para el vientre que estimulen el crecimiento de las células y que además nos calmarán si sufrimos molestos picores. Es aconsejable aplicarlas desde el inicio del embarazo por la mañana y por la noche.
  2. Debemos beber mucha agua, al menos dos litros, al beber agua hidratamos la piel desde el interior y favorecemos su elasticidad. Además, beber agua es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
  3. Realizar ejercicio regularmente. Mantenerse en forma durante el embarazo es muy importante para estar bien y, además, un buen tono muscular evita las microroturas de la piel.
  4. Evitemos la exposición al sol. Y en caso de hacerlo, debemos usar siempre un buen protector solar y, después, una loción aftersun muy hidratante.
  5. Masajear la piel, Los masajes circulares en las zonas conflictivas –pecho, caderas, tripa y muslos- al aplicar la crema antiestrías estimulan la circulación. Para fortalecer la piel también puedes darte suaves pellizquitos.
  6. Activar la circulación. La mejor forma de activar la circulación es tomar una ducha o baño con agua fría o semifría.
  7. Tener una alimentación sana y equilibrada, es muy importante tomar proteínas –carne y pescado- y alimentos ricos en vitamina A, E, C y en magnesio.
  8. Es importante que usemos un sujetador que se adapte al tamaño del pecho. Ayudará a la piel a enfrentarse a los grandes cambios de volumen de esta etapa.
  9. Usemos la crema antiestrías dos o tres meses después del parto, hasta que la piel vuelva a su estado natural. A veces, las estrías aparecen después de tener al bebé. Son importantes los masajes en pecho y el vientre, pues ayudan a reactivar la circulación.
  10. Es importantísimo NO FUMAR ya que el tabaco está completamente contraindicado durante el embarazo porque daña al bebé pero también la piel. Disminuye la producción de colágeno y elastina y, por lo tanto, favorece la aparición de estrías.

Lo bueno es que las estrías se notarán cada vez menos después de dar a luz. Pero si han pasado algunos meses y aún se notan demasiado, podemos consultar a un dermatólogo para recibir tratamiento, aunque la mayoría de ellos sólo han demostrado tener una eficacia moderada.

Durante el embarazo y lactancia no se recomienda someterse a ningún tipo de tratamiento cosmético. Lo único que se puede recibir son masajes de relajación en espalda y piernas, sin ningún tipo de aparato.

Una vez recuperadas de nuestro embarazo tenemos dos formas para optar a hacer desaparecer las estrías, que nos recomendará nuestro dermatólogo:

  1. La glicerina es altamente efectiva. Se trata de una crema pegajosa que ayuda a cicatrizar las zonas dañadas muy bien.
  2. El uso de crema de isotretinoina (normalmente conocida por el nombre comercial Retinol-A), o de ácido glicólico. No utilices los tratamientos con Retinol-A durante el embarazo, ya que no están recomendados para embarazadas ni para mujeres que dan el pecho.
  3. El tratamiento con láser. Existe cierta evidencia de que ese tipo de tratamiento puede estimular la producción de colágeno y ayudar a recuperar la elasticidad de la piel en estrías hundidas. También puede producir cambios en la pigmentación, para que las estrías se asemejen al color de tu piel.

Parte de: http://www.elbebe.com/, http://espanol.babycenter.com/, http://belleza.uncomo.com/, http://www.serpadres.es/, http://www.todopapas.com/

Recomendaciones para ir a la playa con bebés


consejos 1

El sol no es el mejor aliado de los más pequeños de la casa y hay que ser especialmente cuidadosos con los recién nacidos, que no deben exponerse directamente a los rayos del sol. Las cremas solares tampoco están recomendadas antes de los seis meses de vida.

Los pediatras y dermatólogos desaconsejan usar cremas de protección solar antes de los seis meses; e incluso usarlas con precaución antes de que cumplan un año.

recomendación 2

Es muy importante no exponerles directamente a los rayos solares en los primeros seis meses de vida y seguir extremando las precauciones hasta que cumplan un año;  realmente con unos minutos de paseo es suficiente para que los niños sinteticen la vitamina D que necesitan sus huesos.

Entre los seis y los doce meses se pueden empezar a usar foto-protectores, pero con precaución, en zonas como la cara y las manos, que no están cubiertas de los rayos solares. Es aconsejable usar formulaciones pediátricas y mejor en crema que en espumas o geles, porque son más hidratantes ya que los más pequeños tienen una piel muy sensible al sol, con muy poca capacidad de generar melanina y con unas defensas aún no desarrolladas.

recomendación 3

Debemos olvidar el uso de productos químicos en bebés,  ya que su superficie corporal es muy pequeña y el riesgo de absorción de cualquier producto es mayor, además, algunos bebés pueden de hecho sufrir irritaciones y reacciones alérgicas a las cremas. Por eso, los pediatras americanos recomiendan emplear fórmulas que contengan óxido de zinc o dióxido de titanio, considerados menos irritantes y que ofrecen un filtro más tupido a la piel. Además, las fórmulas para niños suelen tener menos sustancias irritantes, de manera que no piquen si el niño se las lleva a los ojos u otras mucosas.

La Academia Americana de Pediatría y el Consejo Australiano del Cáncer coinciden en que se limite el uso de cosméticos solares antes de los seis meses a “pequeñas áreas” del cuerpo; como la cara o las manos, “siempre que no sea posible protegerles con sombra y ropas ligeras”

consejos 4

Recomendaciones:

  • Evita la exposición directa al sol en los primeros meses de vida.
  • Sal de paseo en las primeras horas del día o al caer la tarde.
  • Protege al bebé con sombras tupidas y ropas ligeras.
  • Utiliza gorros y sombrillas para cubrir la cara y el cuello.
  • A partir de los seis meses, elige cremas para el sol especiales para niños.
  • Aplica la loción unos 30 minutos antes de salir de casa y repite la aplicación cada dos horas, independientemente de que sean resistentes al agua.
  • Opta por cremas, leches o lociones solares, más hidratantes que las presentaciones en espumas y geles.
  • Utiliza un factor de protección superior a 30 y que cubra tanto los rayos UVA como los UVB.
  • Opta por filtros físicos, a base de óxido de zinc y dióxido de titanio.

Parte de: http://www.elmundo.es/