Juan – Juana


bebe-dormido-700x350

El nombre Juan procede del hebreo Yo-hasnam, que significa “Dios es misericordioso” o de Jo-hanan o Jo-hannes, que significa “Dios está a mi favor“. El patronímico de Juan es Yáñez o Ibáñez (‘hijo de Iván’)

Con respecto a la religión católica, San Juan Bautista es el santo por excelencia, es el único santo del que se celebra el nacimiento y no la muerte, y su fiesta, es una fiesta solar, de luz y de fuego, decantación de los más antiguos ritos de la humanidad en la más grande de todas las fiestas. Mientras Jesús ocupa el solsticio de invierno (la Iglesia optó por cambiar su titular, al ver que era imposible suprimir estas fiestas), San Juan toma posesión del solsticio de verano porque fue imposible erradicar las ancestrales celebraciones solares.

San Juan Bautista nació seis meses antes de Jesucristo (de hoy en seis meses – el 24 de diciembre – estaremos celebrando el nacimiento de nuestro Redentor, Jesús). Su nacimiento nos lo cuenta Lucas en su evangelio (Lc,1:5-66). Hijo del sacerdote Zacarías y de su esposa Isabel, Juan el Bautista es considerado el precursor de Jesucristo. Se definió a sí mismo como “la voz que clama en el desierto”. Poco después (antes de la muerte de Jesús hacia el año 30), fue encarcelado y decapitado por orden de Herodes Antipas en la fortaleza de Maqueronte. Este dato es mencionado tanto por Flavio Josefo (Ant., XVIII, v, 2) como por los Evangelios de Marcos (Mc,6:16-29) y Mateo (Mt,14:3-12).

Con respecto al Islám, Juan Bautista recibe en el Corán donde es citado una quincena de veces, el nombre de Yahya ibn Zakariya o simplemente Yahya. Según la tradición islámica, María (Mariam), al quedarse embarazada de Jesús se retiró a un oratorio, donde vivía sola bajo la tutela del profeta Zacarías, que la visitaba para cuidar de ella y llevarle alimento. Sin embargo, María no necesitaba que le llevasen alimentos pues el propio Dios la aprovisionaba. Maravillado por el milagro, Zacarías rogó a Dios que hiciera también por él un milagro, dándole un hijo, y Dios accedió a sus ruegos. De este modo, nació Juan. En agradecimiento, Zacarías ayunó y se mantuvo en silencio durante tres días, y Dios dio a Juan sabiduría y conocimiento, haciéndole profeta.

El Corán presenta a Juan como un hombre lleno de cualidades y virtudes, entre las cuales un inmenso respeto por sus padres y una gran sinceridad. Fue uno de los profetas con los que se encontró Mahoma en el Isra, su legendario viaje nocturno a Jerusalén.

La tradición islámica afirma que está enterrado en la gran Mezquita de los Omeyas, en Damasco.

Celebramos su onomástica el día 24 de junio.

Parte de: http://www.elalmanaque.com/, http://www.ewtn.com/, wikipedia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s