Fontanelas y costra láctea


fontanelaCuando viene al mundo, el bebé es “ese gran desconocido”, muchas veces no sabemos qué hacer, nos advierten sobre el cuidado  del cordón umbilical, de la fontanela, al lavar la cabecita  … pero, para los que no somos especialistas, y sobre todo cuando somos “novatas” y “novatos”, se abre un mundo de inseguridades.

La palabra fontanela viene del latín y significa “ventana”. Mayormente conocemos por  fontanela o mollera a  ese pequeño hundimiento en la cabeza, encima de la frente, que tiene el bebé cuando viene al mundo, pero esta es la fontanela mayor o anterior, también existe la posterior que se encuentra en la coronilla ¿sabías que hay 6?. Empezaré por explicar qué son y para qué sirven.

Las fontanelas son unas zonas de unión situadas entre los huesos de la cabeza, estos amoldamiento craneo bebéespacios blandos entre los huesos del cráneo van a facilitar en primer lugar que la cabeza pueda amoldarse durante el parto y posteriormente va a permitir que el cerebro tenga el suficiente espacio para poder desarrollarse, no poseen la dureza del hueso  y se encuentran recubiertas por una capa fibrosa, de consistencia membranosa y flexible, lo suficientemente dura para proteger el cerebro del bebé.

Estarán sin suturar o cerrar durante aproximadamente 12 a 18 meses, después conforme el bebé va creciendo, se van cerrando.

La palpación de las suturas y de las fontanelas craneales es uno de los medios para determinar el crecimiento y el desarrollo de los niños, es decir, nos alertan sobre si existe algún problema en la cabeza de nuestro bebé. La forma correcta de examinarlas consiste en colocar al niño en posición semi-sentada entre las piernas y los brazos de la madre.

La costra del lactante es una capa de escamas aceitosas y amarillentas de aspecto costradesagradable que aparece en el cuero cabelludo de muchos bebés, a causa de la influencia de las hormonas maternas que les llegan inmediatamente antes de su nacimiento. Viene a ser un exceso de actividad de las glándulas productoras de sebo que hay en la piel, en este caso estimuladas por las hormonas maternas, que al impregnar con su grasa las células que descama normalmente la piel, impide que se desprendan y hace que formen esas costras en el cuero cabelludo del bebé y, a veces, también en sus cejas.

La tienen entre un 10 y un 15% de los bebés y se observa por primera vez antes de los tres meses y, como muy tarde, deja de brotar a los 10 ó 12.

Normalmente no pica ni causa molestias de ningún tipo, sólo se trata por motivos estéticos.

En algunas ocasiones la costra láctea (no tiene nada que ver con la leche), se formaCarelia-Champu-Gel sobre la fontanela porque no se ha lavado con naturalidad, y desaparece cuando se lava sin temor con un champú suave normal. Pero cuando las costras son muy gruesas, deben reblandecerse untándolas con vaselina, aceite de almendras o aceite de oliva una hora antes del baño, con lo que después resulta fácil eliminarlas pasando un cepillo suave, NUNCA con las uñas.

La costra láctea es sólo una manifestación más de un problema general de la piel del bebé; el más frecuente es la dermatitis seborreica, una enfermedad hereditaria muy común, que además de las escamas del cuero cabelludo, ocasiona enrojecimientos en la zona del pañal, las axilas, tras las orejas y en otros pliegues de la piel.

En este vídeo podéis ver cómo tratar las costra láctea:

Parte de: http://bebe.consumer.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s