¿Qué es la toxoplasmosis?


   La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por el protozoo Toxoplasma gondii, que puede atravesar la barrera placentaria y afectar al futuro bebé. El parásito persiste en la musculatura de animales (gato, cerdo, diversas especies de mamíferos, peces, anfibios, reptiles y aves) en forma de quistes que pueden ser ingeridos por el hombre y desarrollar la enfermedad.

    Los gatos que están en mayor riesgo son los gatos que viven en el exterior, que cazan roedores o aves para alimentarse, a los que el dueño alimenta con carne cruda o mal cocida y los que ingieren productos lácteos no pasteurizados. Suelen contraer la infección al comer un roedor o un ave infectada. Son los únicos animales en los que este parásito puede completar su ciclo de vida y ser eliminado en las heces por un breve período de tiempo en forma infectante.

    Otras fuentes de infección son la leche cruda de cabra, los huevos crudos o vegetales en los que haya defecado algún animal infectado y que luego no se hayan limpiado cuidadosamente con lejía. Insectos, como moscas y cucarachas, que pueden haber estado en contacto con los excrementos de un gato afectado, también pueden contaminar los alimentos.

    La forma infecciosa se alcanza tras varios días en el medio ambiente en condiciones adecuadas de temperatura y humedad, pudiendo contaminar el agua de riego la fruta y verdura y el pasto que puede consumir el ganado.

    Puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales que afectan mayormente al feto, ocasionando la llamada toxoplasmosis congénitacon graves consecuencias como malformaciones o abortos espontáneos. También puede revestir gravedad cuando afecta a recién nacidos, ancianos  y personas vulnerables por su condición de déficit de inmunidad.

     Habitualmente se transmite mediante el contacto con la tierra o con las heces de los gatos que contengan los parásitos, el consumo de vegetales crudos mal lavados y sin una desinfección adecuada y el consumo de carnes crudas o mal cocinadas que se encuentren infectadas.

    Si una mujer desarrolla la inmunidad a la infección entre seis y nueve meses antes de quedar embarazada, es muy raro que exista peligro de que transmita la infección a su bebé. El problema es adquirirla durante el embarazo o justamente antes de quedar embarazada.

    La toxoplasmosis una de las infecciones del ser humano más comunes del mundo. La mayoría de los casos pasan desapercibidos. Los síntomas, cuando ocurren, tienden a asemejarse a los de la gripe. A pesar que la infección en forma activa se presenta una única vez en la vida, normalmente, el parásito permanece dentro del cuerpo por tiempo indefinido. Por lo general no produce malestar y se mantiene inactivo a menos que el sistema inmune del portador no funcione correctamente.

    Para determinar si se ha tenido toxoplasmosis es necesario realizar una prueba de sangre (serología). Lo ideal es realizar esta prueba antes de que se produzca el embarazo, por lo tanto, debe existir una planificación familiar previa. En el caso de que se realice la prueba estando ya el embarazo en curso y el resultado de la misma sea positivo, se deberán realizar otras determinaciones para comprobar la antigüedad de la infección.

  Las medidas de prevención son particularmente importantes en las mujeres embarazadas y consisten en normas generales de higiene para evitar la transmisión por alimentos o agua contaminada:

  • Lavado de manos y utensilios utilizados para manipular carne cruda con agua y jabón.
  • El toxoplasma muere a 72ºC, por lo que se requiere alcanzar esta temperatura en el interior del alimento.
  • Uso de guantes desechables después de realizar trabajos de jardinería o actividades que supongan manipulación de tierra que haya podido entrar en contacto con heces de gatos.
  • Evitar el consumo de carne poco cocinada.
  • Evitar los embutidos y el jamón serrano que no hayan sido cocinados. Aunque parece que ciertos grados de salazón y desecación del jamón pueden matar el toxoplasma, no se puede, en absoluto, determinar qué piezas de jamón serrano pueden ser consumidas, de modo que se debe evitar su ingesta durante el embarazo.
  • Lavar bien las frutas verduras y hortalizas.
  • Limpiar a diario la bandeja la arena de gato. Las mujeres embarazadas deben evitar realizar esta tarea.

    Es importante saber que: 

  • Miles de gatos son abandonados injustamente porque sus dueñas se quedan embarazadas
  • Normalmente el gato casero que come alimentación industrial y acude regularmente al veterinario no se puede infectar de toxoplasmosis.
  • Es imposible contraer toxoplasmosis por mordedura o arañazo de un gato. La saliva de los gatos no transmite la enfermedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s