¿Qué es el colecho?


foto cododo-mamá

Escribir una leyenda

Actualmente leemos y oímos hablar del colecho pero, ¿qué es exactamente?

El término co-lecho significa compartir la cama con los hijos.

dormir-con-hijos-2 El colecho o cama familiar es una práctica en la que bebés o niños pequeños duermen con uno o los dos progenitores. Aunque existe la creencia de que dormir con los bebés es malo (ya desde más allá incluso de la Edad Media, en muchos casos nacían más hijos de los que se podía alimentar. Entonces, ocurría que “por accidente”, empezaron a morir muchos lactantes “fortuitamente” aplastados por sus progenitores. La Iglesia tomó cartas en el asunto y prohibieron que los hijos durmieran con sus padres para evitar más infanticidios por este método), es cierto que esta práctica tiene multitud de ventajas.

Razones para practicar el colecho:

  • Las investigaciones han mostrado que el colecho promueve los vínculos, regula los patrones de sueño de la madre y su bebé, juega un papel importante al ayudar a la madre a ser más sensible a las necesidades de su bebé, y les da a ambos más oportunidad de un buen descanso.
  • Favorece la lactancia materna por la noche. Los lactantes que comparten lecho con sus madres maman con más frecuencia. La lactancia materna aporta protección inmunitaria extra, entre los 3 y los 6 meses cuando el sistema inmunológico del bebé está en su momento más sensible y el riesgo de muerte súbita es mayor. En países como en Japón, donde el colecho es la norma, el índice de muerte súbita del lactante es uno de los más bajos del mundo.
  • Aumenta los episodios de sueño REM (última fase del sueño en la que una relajación muscular casi total, y una actividad mental similar a la que tenemos cuando estamos despiertos. Por norma general, en esta fase es donde soñamos), lo que disminuye o corrige los episodios de apnea del sueño, peligrosos para el bebé. Breast feeding
  • Menor riesgo de muerte súbita. Aunque este tema está aún bajo investigación, se recomienda que las madres y padres fumadores no duerman con bebés de menos de tres meses por riegos de muerte súbita. Si el colecho aumenta los episodios de sueño REM (lo que disminuye o corrige los episodios de apnea del sueño, peligrosos para el bebé), este riesgo disminuye.
  • El bebé se duerme más fácilmente, incluso en los despertares nocturnos.
  • Sincroniza los ciclos de sueño de la madre y el bebé.
  • Se potencian los vínculos entre padres e hijos.
  • El colecho disminuye el riesgo de SMSL (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante). James McKenna, antropólogo de la Universidad de Pomona, ha estudiado el SMSL en diversas culturas concluyendo que el riesgo es hasta diez veces mayor en las culturas en las que los niños no comparten lecho con los padres:

“Estamos de acuerdo con los autores en que hay que tomar precauciones especiales para reducir el riesgo de accidentes catastróficos. Sin embargo, la necesidad de tales precauciones ya no es un argumento en contra del colecho en su totalidad y especialmente el compartir el lecho ya que los accidentes de niños estrangulados, asfixiados o muertos a causa del síndrome de muerte súbita suelen suceder en cunas donde los bebés duermen solos y cuyo sueño no está debidamente supervisado…”
” … Mientras que los peligros específicos estructurales de una cama adulta son importantes, el hecho de que existan no quiere decir
que no puedan ser eliminados ni tampoco que todas las instancias de compartir el lecho sean peligrosas “.

  • Las teorías partidarias afirman que el colecho favorece el desarrollo de la autoestima del infante, y posterior desarrollo de la autonomía personal.

El colecho puede ser una experiencia positiva para la  familia, que no tiene por qué ser peligroso siempre y cuando se tomen las siguientes medidas de seguridad:

  • Los padres fumadores o consumidores de drogas o alcohol, no deben dormir con sus hijos.
  • La ropa de cama debe ser de la misma medida del colchón.
  • El colchón debe ser de la misma medida de la estructura de la cama , especialmente la cabecera.Colecho 1
  • No deben permitirse almohadas o frazadas sueltas cerca de la cara del bebé.
  • No deben permitirse los espacios entre el borde de la  cama y la pared en la que se apoya ya que el bebé podría rodar y quedar atrapado.
  • El colchón debe ser siempre amplio, firme y liso.
  • Asegúrate de que el bebé no puede caerse de la cama o quedar atrapado entre la pared y el colchón.
  • Debes poner al bebé boca arriba.
  • No lo abrigues mucho (al compartir cama la temperatura sube).
  • La ropa de la cama no debe taparle la cabeza, asegúrate de que le llega justo a las axilas. Ten cuidado de que las mantas no sobrecalienten al niño: si al tocarle la nuca notas que suda o está acalorado, quítale ropa. No utilicéis almohadas ni tampoco edredones de plumas.
  • La temperatura ideal de la habitación debe rondar los 18 ºC.
  • Si un hermano mayor comparte también la cama, colócate entre el bebé y el niño.

Inconvenientes para el colecho:

  • Riesgos de asfixia. Se recomienda que padres bajo efectos de drogas o excesivamente obesos no compartan la cama, sobre todo con bebés. Además es recomendable no usar colchones blandos o de agua, almohadas o acolchados.
  • Algunos padres duermen peor cuando duermen con un bebé, sobre todo por los mecanismos de alarma.8431830139394-a1
  • Asociación estrecha de sueño y presencia de los padres, lo que puede dificultar conciliar el sueño del niño en siestas y a la hora de irse a dormir sin los padres.
  • La vida de pareja se resiente.
  • Algunas teorías contrarias al colecho afirman que los niños que lo practican más allá del año se muestran más dependientes de sus padres y tienen una personalidad menos madura. También pueden presentar problemas de socialización, añaden. No se han realizado a día de hoy estudios que lo verifiquen.

Actualmente existen medios para poder practicar el colecho sin riesgos, existen minicunas  y cunas que, colocadas al lado de la cama, permiten el contacto constante de los padres con el bebé.

 De: wikipedia, crianzanatural.com, “Colecho y Lactancia Materna” de M. Jesús Blázquez

Tabaco y embarazo


Durante el EMBARAZO y el PARTO, el consumo de tabaco por parte de la futura madre, se ha asociado con diversas patologías de muy variada índole, todas ellas derivadas del paso de diferentes componentes del tabaco a través de la barrera placentaria, pudiendo producir en consecuencia alteraciones múltiples.

La madre que fuma durante el embarazo expone a su futuro hijo a los mayores riesgos, como no nacer (en el lenguaje médico se diría a un aborto espontáneo). Si logra sortear esta contingencia podrá nacer prematuro o de bajo peso. Tras el nacimiento tiene más riesgo de fallecer mientras duerme (Síndrome de Muerte Súbita, Muerte en Cuna o Muerte Blanca), riesgo que se quintuplica si la madre fumó y fuma más de 20 cigarrillos por día. Esto sucede porque los bebes cuyas madres son fumadoras tienen menos despertares durante el sueño ante el aumento del anhídrido carbónico o disminución del oxígeno sanguíneo, (situación que puede suceder si el bebe cursa algún catarro de vías aéreas superiores o simplemente obstruye su nariz y boca contra el colchón mientras duerme boca abajo). También se comprobó que los hijos de madres fumadoras necesitan un umbral de sonido más alto para despertarse que los hijos de madres no fumadoras.

El hábito de fumar durante el embarazo reduce el peso, la talla, los perímetros cefálico y torácico y el pliegue tricipital del recién nacido permitiendo a Nieburg definir el Síndrome de Tabaquismo Fetal.

Durante la última década surgieron evidencias que los hijos de madres fumadoras podrían tener riesgo de retraso madurativo y problemas de comportamiento. Pero lo dramático de esta situación, absolutamente evitable, es que recientes publicaciones científicas nos informan que el retraso mental idiopático (esto es inteligencia por debajo del promedio (CI 70 o inferior)),  de los niños cuyas madres son fumadoras estaría directamente vinculado al tabaquismo materno en un tercio de los casos.

También se ha demostrado que las madres que fuman durante el embarazo tienen bebes con incremento de la presión arterial.

Los investigadores estiman que si las madres dejaran de fumar, la incidencia global de la mortalidad infantil disminuiría un 10% y la incidencia de muerte súbita del lactante descendería en un 27%.

Creemos que los datos que se exponen son lo suficientemente convincentes para que los padres tomen real conciencia de lo dañino que es el tabaco para la salud de los hijos y que le hagan caso a lo que dice el bebe:

ESTA PROHIBIDO FUMAR

¿Cómo dejarlo?

Elige un día para dejar de fumar (día D) y ve mentalizándote para ese día. Para ello:

  • Comunica tu decisión a la familia, amigos y pareja, busca ayuda en ellos, que no fume nadie delante de ti.
  • Haz una lista con tus verdaderos motivos para dejar de fumar, piensa en tu salud y en la de tu bebe.
  • Identifica las situaciones que más asocias a fumar y luego busca alternativas. Si ya lo has intentado antes, identifica lo que te fue más útil y los motivos que te llevaron a recaer, para así poder evitar los mismos errores.
  • No fumes en cuanto te apetezca, deriva el deseo de algunos cigarrillos hasta dentro de unos momentos y elige lugares o situaciones en los que sueles fumar y no lo hagas más (en el coche, en la habitación, después de comer, etc.).
  • Haz ejercicio como caminar o nadar, te ayudará a controlar los síntomas de abstinencia.
  • Aprende a relajarte y piensa en el beneficio que le ofreces a tu bebé: la mayor parte de técnicas de relajación consisten en respirar lenta y profundamente.
  • Aunque para dejar de fumar es necesaria siempre tu voluntad, mentalízate que puedes hacerlo.

Después del día D:

  • No pienses «no fumaré en toda la vida», concéntrate en el día presente «hoy no fumaré».
  • Si te aparece un deseo muy fuerte de fumar, tienes que saber que cede en pocos minutos y que con el tiempo será cada vez menos intenso y frecuente. Piensa en otra cosa y recuerda los motivos por los que quieres dejar de fumar.
  • Si tienes insomnio: evita el café y las bebidas con cafeína.
  • Si te encuentras más cansada: aumenta las horas de descanso y de sueño. Dejar de fumar y mantener el peso es posible: intenta comer más frutas, beber más agua y zumos, y hacer más ejercicio.

Y recuerda que es esencial la abstinencia total (no fumar nada), por ello, no cedas nunca, ni siquiera por un solo cigarrillo, ni por una sola calada, ése es el origen de la recaída. Evita las falsas seguridades: «por uno no pasa nada». Tu hijo te lo agradecerá.

(De: http://elblogdetumatrona.blogspot.com/)

¿Qué me llevo al hospital cuando llegue el parto?


canastilla-hospital

Aunque la mamá y el recién nacido no van a necesitar muchas cosas en la maternidad, conviene prepararlas con un mes de antelación por si el parto se adelanta. Todo depende de los días que vaya a estar ingresada en el sanatorio. Trato de resumir aquí  lo que es necesario llevar en la canastilla para una estancia de tres días, consultando diversas fuentes:

En primer lugar es necesario asegurarse de tener siempre a mano tu agenda con los números de teléfono del médico general o del ginecólogo, del pediatra y del hospital al que has decidido acudir para tener a tu bebé. Igualmente sería muy útil que tuvieras confeccionada una lista con las cosas más importantes para ese día, como:

Para tí:

  • Documentos: personales (DNI tanto de la madre como del padre, libro de familia paraportadocumentos registrar al bebé si lo tenemos, si no es así, lo facilitarán en el Registro Civil) y del seguro médico (cartilla de la Seguridad Social o tarjeta de médico privado). No olvides los resultados de tu última revisión. Como el papeleo puede variar de un centro a otro, es aconsejable preguntar qué documentos se necesitan en el hospital en el que decidiste dar a luz.
  • Si te decidiste por una clínica privada, necesitarás un volante de ingreso (lo da el ginecólogo previamente y si vas con un seguro privado necesitarás la autorización de la compañía) y un informe médico sobre al evolución del embarazo.
Las prendas de vestir:
Una maleta con:
  • Una bata,
  • Un par de zapatillas,
  • Camisones de algodón abiertos por delante para poder dar el pecho (2 ó 3)
  • Ropa cómoda para la vuelta a casa,
  • Sujetadores de lactancia (2 ó 3),
  • Braguitas (las hay desechables)
  • Una faja posparto (si lo ha aconsejado el médico).
  • Una bolsa para la ropa sucia.
  • Tu reproductor de música.
Artículos de aseo personal:
Una bolsa de aseo con:
  • Crema y máquina de afeitar,bolso y neceser owl family_
  • Cepillo y pasta de dientes,
  • Desodorante,
  • Perfume,
  • Champú,
  • Jabón,
  • Toallitas húmedas,
  • Cortauñas,
  • Compresas grandes
  • Discos protectores de lactancia
Otros detalles: teléfono móvil (con el cargador).

Para el bebé:

Tendrás que cambiar la ropa de tu bebé al menos dos veces al día. Es recomendable evitar las prendas con lazos, botones y cremalleras y usar mejor el velcro o los automáticos.

Sería necesario contar con:

Las prendas de vestir:

  • 5 ó 6 bodies;toquilla-minutus
  • 2 pares de calcetines o patucos,
  • 2 pares de manoplas,
  • 5 ó 6 jerséis y polainas o pijamas,
  • 5 ó 6 baberos;
  • Un gorrito de algodón o de lana;
  • Una toquilla
  • Un saco para sacarle de la clínica si hace frío.

Artículos de aseo personal:

En los centros públicos dan lo necesario para el aseo del niño.a436c0fc62cad1b8782aa0f008226ab4
Si vas un sanatorio privado tendrás que llevar también:

  • Un paquete de pañales,
  • Crema protectora para el culito
  • Loción hidratante.

Para el acompañante

  • Prendas de vestir: muda de ropa completa, pijama
  • Artículos de aseo personal: crema y máquina de afeitar, cepillo de dientes, desodorante, perfume
  • Otros detalles: cámara fotográfica y de vídeo

Sugerencia:

Sería una buena idea hacer un recorrido previo al hospital para ver cuánto se tarda e incluso planear una ruta diferente para llegar al hospital en caso de que haya demoras o atascos en el camino habitual.

Seguridad en el sueño del bebé


Si acostamos a nuestro bebé boca arriba, en una superficie firme, se reduce notablemente la posibilidad de asfixia. Las estadísticas indican que los recién nacidos que duermen boca abajo corren un riesgo de un 21% mayor de sufrir el Síndrome de Muerte Subíta del Lactante, que lo que lo hacen boca arriba como refleja la revista americana Pediatrics:

“Colocar al bebé exclusivamente de espaldas para dormir, amamantar si es posible y evitar la exposición al humo de cigarrillo. Es particularmente importante que los bebés pequeños no duerman con los padres en la cama o en el sofá, ya que ahora la evidencia muestra que estas prácticas son riesgos significativos de SMSL”.

Para esto ya existe en el mercado un colchón diseñado por pediatras S.E.D.A. Confort ®  (http://www.sedaconfort.com/) especialmente para bebés, en el que gracias a  su sistema antivuelco, se evita que pueda volverse involuntariamente. Igualmente sirve como  prevención y tratamiento de infecciónes en las vías respiratorias, cólicos del lactante, el reflujo, la plagiocefalia posicional (achatamiento de la parte de atrás de  la cabeza que puede ser de moderado a grave. Ello se debe a que el cráneo todavía blando de los bebés responde a la presión cuando permanecen por períodos prolongados en la misma posición).

Obviamente nadie debe fumar nunca en la habitación ni delante de los recién nacidos.

La temperatura ideal de la habitación debe estar entre los 18 y 20º (ni muy fría ni muy caliente).

La UE tiene una serie de normas de seguridad para los artículos que rodean a las bebés mientras duermen.

Con estas normas, colchones y protectores para cunas, sacos de dormir para bebés, edredones para niños y cunas deberán cumplir determinados requisitos de seguridad que deben reducir el riesgo de accidentes:

Las cunas colgantes, que a menudo son causa de accidentes por culpa de un diseño inadecuado, deberán demostrar su estabilidad e integridad estructural. Además, en las instrucciones de estos productos se deberá informar claramente de cualquier riesgo específico relacionado con el artículo y los requisitos de higiene.

Si hablamos de cunas de madera, estas deberán cumplir con las normas de homologación existentes para este tipo de productos:

  • La barandilla debe tener entre 70 y 80 cm. De altura para evitar caídas.
  • Los barrotes deben tener entre uno y otro una medida entre los 45 y 65 mm.según la normativa legal, esta medida evita que un bebé pueda meter la cabeza entre ellos y pueda quedársele enganchada.
  • Doble seguro de cierre de accionamiento simultáneo con dispositivo de bloqueo para asegurar la barandilla móvil “sube y baja de la cuna. (para que no la pueda abrir ningún niño ni desde dentro ni desde fuera.ados entre ellos. De esta manera evitarás que a tu bebé se le pueda quedar trabada la cabeza.
  • Los cantos deben ser redondeados y sin salientes en cunas y tronas para evitar cualquier accidente.
  • Los tornillos y piezas deben quedar bien ajustados para no ocasionar rasguños a nuestro bebé.
  • Las ruedas deben ir dos con freno y dos sin frenos para que ningún niños pueda moverla mientras el bebé esté en ella.
  • No debe tener ningún tipo de salientes en los que el niño o niña pueda engancharse si decide bajar de la cuna sin nuestro consentimiento.
  • Por razones evidentes, las pinturas y barnices deben ser NO tóxicos.

Hay cunas en el mercado con varias posiciones de somier para irlas adaptando conforme el bebe vaya creciendo. (http://www.micuna.com/2012/micuna/compromiso.php)

En cuanto a colchones:

  • Debe ser duro, para que no se hunda al acostar a nuestro bebé y que éste pueda ahogarse.
  • Deberá ajustarse al somier y no dejar huecos en los que el niño pueda asfixiarse o quedar aprisionado.

Las sábanas que cubren el colchón deben ir ajustadas y con elásticos en sus bordes, ya que si quedaran grandes, con el movimiento de nuestro bebé pordrían salirse y correría el riesgo de ahogarse entre ellas.

Los cordones, lazadas, partes pequeñas que se puedan desprender o puntas afiladas deberán eliminarse de todos los sacos de dormir, edredones y protectores de cuna para evitar casos de estrangulamiento, asfixia u otras lesiones.

Por normativa europea, los moisés deben tener freno en las cuatro ruedas.

Como consejo:

Debemos acostar a nuestro bebé lo más cerca posible de la parte de los pies de la cuna, así no le sobrará manta y sábana  de forma que puedan cubrir su cabecita y ahogarse.

Música y embarazo


     Un estudio realizado por el Colegio de obstetras de Perú reveló que la música ayuda a la mujer a superar sus miedos durante los 9 meses de gestación y que incluso puede enriquecer el desarrollo físico, emocional e intelectual del bebé.

    El momento en la vida de una persona en que su cerebro está en pleno desarrollo coincide con la segunda mitad de su gestación. Estimularlo correctamente en ese momento supone una gran ventaja de cara a su futuro, ya que permite actuar sobre la formación de su estructura neuronal justo cuando es más moldeable.

    Toda estimulación se lleva a cabo a través de los sentidos, y un bebé en el vientre materno no es capaz de ver, no puede ser tocado, y apenas si percibe gustos y olores. Pero a partir del cuarto o quinto mes de gestación ya es capaz de oír sonidos.

    El oído es pues, el sentido sobre el que se puede llevar a cabo la estimulación prenatal (esto es, el conjunto de acciones realizadas durante la gestación que proporcionarán al niño las experiencias que éste necesita para potenciar sus capacidades y habilidades), y en él se basa precisamente este tipo de estimulación. El aparato auditivo se termina de desarrollar aproximadamente al tercer mes y medio, a partir de ese momento comienza a captar los sonidos intrauterinos y entre el cuarto y quinto mes se encontrará apto para captar sonidos del exterior, a partir de esta etapa ya puede ser estimulado por los diferentes sonidos. Pero los sonidos dentro del útero son diferentes a como los podemos oír nosotros, puesto que se encuentran atenuados por el liquido amniótico y antes de llegar al feto deben atravesar la pared abdominal de la madre.

     Se ha podido observar que ante la música los bebés responden, a través del cambio en el ritmo cardíaco, cambios en los patrones de respiración, movimientos de cabeza, tronco, ojos, brazos y piernas, gestos en sus expresiones faciales. Todas estas reacciones, aún antes de nacer y durante la primera infancia, llevan a concluir que el bebé desde el vientre materno empieza a aprender, puesto que el aprendizaje empieza cuando se distingue alguna actividad física, emocional o intelectual. Estas reacciones también dependerán del tipo de sonido y su intensidad, si hay un ruido violento, se sobresaltan al igual que un adulto lo haría, experimentando diferentes sensaciones.

     Los primeros sonidos que escucha el bebé son los intrauterinos, los que por naturaleza provee la madre: los latidos de su corazón, sus ruidos respiratorios e intestinales, su voz; es de allí donde proviene esa tranquilidad que nos induce los sonidos rítmicos del oleaje marino o el tambor grave y lento que mimetizan los sonidos respiratorios y cardíacos escuchados en el útero. Por eso es que es tan importante hablarle al bebé, durante la etapa de embarazo, por naturaleza el niño reconocerá la voz de la madre luego de nacer y se sentirá más tranquilo y seguro, ya que la habrá sentido durante todo el periodo prenatal y por eso es también importante que el padre lo haga. Las voces de ambos y la música que escogemos para estimular quedarán en la memoria del bebé como aquellas experiencias placenteras, llenas de cariño y afecto o lo contrario, si es que han sido asociadas a momentos de tristeza o displacer.

     Escuchar música clásica durante el embarazo, por lo tanto, es bueno para el bebé. Con la música fortalecemos el vinculo de la madre con el bebe, promovemos su bienestar, concentración, memoria, lenguaje gusto por la música, estimulamos su cerebro en el momento más importante de su vida.

     Según informes de la doctora Alexandra Lamont, de la Universidad de Leicester, los bebés, durante el primer año de vida, pueden recordar y preferir la música que oyeron durante su gestación. Probablemente, señala la especialista, desarrollan una sensación de “familiaridad” con esta música.

     Antes de nacer, los bebes parecen preferir la música suave, melódica y a la vez compleja como la de Mozart, Vivaldi o Bach, rechazando la música estridente como el rock pesado.

Gordon Shaw, neurobiólogo de la Universidad Irvine en California, dijo:

“Al escuchar música clásica, los niños se estimulan, ejercitan neuronas corticales y fortalecen los circuitos usados para las matemáticas. La música estimula los patrones cerebrales inherentes y refuerza las tareas de razonamiento complejo”.

     El feto distingue mejor los sonidos de frecuencia alta, como la voz materna, y discrimina los de frecuencia baja, como los fluidos corporales. En cuanto a instrumentos musicales, los que mejor percibe son los de cuerda: guitarras y violines. Por ejemplo, el sonido del arpa no provoca vibración a través del líquido; sin embargo, el bebé en el útero puede oír su sonido y la mamá puede relajarse, ya que tiene la virtud de armonizar, tranquilizarla. Pero si de verdad quieres asegurarte de que está oyendo la música, ponle una melodía donde suene un violonchelo; el abdomen de la madre hará de caja de resonancia y la vibración será mayor que con el resto de instrumentos de cuerda.

    Se ha observado que a partir del primer año de edad los niños tienen mayor preferencia por la música viva y rápida como “Las cuatro estaciones” de Vivaldi, por ejemplo.

     Actualmente se está evaluando en qué medida esta estimulación prenatal que reciben mediante la música, sirve para desarrollar sus capacidades intelectuales o habilidades musicales a largo plazo.

     Según el doctor Martínez, la música debe ser suave y sin grandes variaciones de volumen ni de ritmos:

“La música clásica y en especial el piano, son muy útiles para relajarse. También es adecuada la específica para relajación que incluye sonidos naturales como el de las olas”.

      Según estudios, el bebé que escuchó música de manera ordenada y secuencial durante la gestación, recibe mejor la lactancia materna y sus otros alimentos, duerme más y llora menos, ya que crea vínculos afectivos con su madre a través de la música.

¿Cómo escuchar la música?

    Túmbate en la cama o en el sofá, relájate y elige tu CD favorito. Cierra los ojos y acaríciate el vientre con suavidad. Esa es la mejor manera de que el feto asocie la música con un estado de paz y tranquilidad.

    No es necesario que pongas la música alta, ya que el feto es capaz de percibir vibraciones muy leves. Lo importante es que no haya mucho ruido en la habitación, para que se centre en la melodía; de vez en cuando, apoya los auriculares sobre tu vientre y tararea las canciones.

    Y, si te acabas de quedar embarazada o aún no has llegado a las 20 semanas, es recomendable hacer una selección de las canciones que le vas a poner a tu hijo a partir del quinto mes de gestación. Guárdalas en un CD y, después del parto, pónselo de nuevo. Al escucharlas, el bebé recordará la harmonía que reinaba en el interior de su mamá, se tranquilizará y le ayudará a dormir mejor.

¿Cómo comprar una cuna?


amelia aran

Los niños y niñas  pueden dormir en una cuna hasta los dos años y medio aproximadamente  por lo que es importante que reúna básicamente tres características:

  • que sea cómoda
  • que sea segura
  • que sea fácil de usar.

La comodidad y facilidad en el uso son dos requisitos  imprescindibles en un elemento que va a ser utilizado diariamente varias veces al día durante tanto tiempo. Esto implica que las barandillas se suban y bajen fácilmente así como que el somier se pueda subir y bajar según la edad del bebé.

Si la cuna tiene varias posiciones es más útil ya que no debes agacharte tanto cuando es muy pequeño, pero puede bajarse la base para que no salga de la cuna cuando es mayor.

La seguridad tiene un doble objetivo: prevenir accidentes y lograr que el bebé se sienta seguro, pues no hay que olvidar que hasta su nacimiento, durante su sueño, se ha sentido arropado y protegido en el seno materno.

Algunas cunas tienen barras en el todo el perímetro, mientras que otras tienen paredes ciegas. Ambas con seguras, siempre que los espacios entre las barras no sean mayores a 6,5 centímetros, o sea que estén entre 4,5 y 6,5 centímetros.

Toda cuna que entre en nuestra casa debe llevar la etiqueta UE (hay que comprobarlo si nos ofrecen una de segunda mano).

No ha de llevar elementos que el bebé pueda arrancar o clavarse.

La seguridad es extensiva a los adornos. De nada sirve examinar con lupa la seguridad de la cuna si luego colocamos en ella una pegatina que pueda desprenderse o que no cumpla la norma de la UE en pinturas o tóxicos.

La longitud y anchura debe permitir que el bebé pueda tocar las paredes y sentirse arropado (pero no encarcelado):

La altura de los laterales tiene que ser de, al menos 60 centímetros, calculada desde cualquier lugar que sea susceptible de ser utilizado por el bebé para ponerse de pie.

Si dispone de una barandilla móvil, esta debe incorporar un doble seguro de cierre con dispositivo de bloqueo. Si lleva barrotes, estos deben tener los bordes romos, lo más lisos posibles y guardar entre sí una distancia que impida que la cabeza pueda encajarse. Conviene cubrirlos con un protector acolchado.

Debe estar fabricada con materiales atóxicos esto es aplicable a cualquier mobiliario que rodee al bebé.

El somier tiene que ser rígido e indeformable.

En el mercado existen cunas que cumplen estos requisitos y estéticamente son muy bonitas.

coordinado valeria arena

El primer trimestre de embarazo


 

Nuestro bebé no volverá a crecer tanto como durante los nueve meses de embarazo.


Durante el primer trimestre se desarrollan sus órganos.

En el primer mes, el bebé es un embrión en forma de renacuajo, más pequeño que un guisante. Sus órganos comienzan a desarrollarse, también la placenta y la bolsa amniótica (la bolsa o saco amniótico es la cubierta de dos membranas que cubre al embrión y que se forma entre el octavo y noveno día de la fecundación. La membrana interna llamada amnios contiene el líquido amniótico y el feto en su interior. La membrana exterior, llamado corión, contiene el amnios y es parte de la placenta). El embrión cuenta con un primitivo corazón que ya late y ha comenzado a formarse su tubo neural que después se convertirá en su cerebro y su médula espinal. Mide 9 Mm. y pesa 0,5 grs.

La pared uterina de la madre aumenta su espesor y vascularización. La placenta y cordón comienzan a formarse. Se segrega gonadotrofina corionica, la cual es detectada en la orina confirmando el embarazo. El útero tiene el tamaño de una pelota de ping-pong.

Durante el segundo mes se perfila su cara. Se forman sus ojos y tiene párpados.
 Crecen sus brazos y piernas. Sus huesos largos, sus órganos internos y su cerebro van desarrollándose. El embrión flota en su saco lleno de líquido amniótico (que es un fluido líquido que rodea y amortigua al embrión y luego al feto en desarrollo en el interior del saco amniótico). Mide 4 cm. y pesa 5 grs.

En cuanto a la madre, el cordón umbilical tiene su forma definitiva. El líquido amniótico protege al feto, manteniendo constante la temperatura y facilitando sus movimientos. El útero tiene el tamaño de una pelota de tenis.

En el tercer mes el embrión pasa a ser feto, ya aparece el reflejo de succión. Ya podemos ver su cara con forma humana y aparecen las uñas de las manos y los pies.

La estructura de su cerebro será similar al que tendrá al momento de nacer, se podrán oír los latidos de su corazón que tendrá entre 120  a 160 latidos por minuto.

En su boca aparecerán unos veinte botoncitos que en el futuro serán los dientes de leche y se desarrollarán las cuerdas vocales.

El cordón umbilical inicia la tarea de llevar nutrientes y  transportar desechos. Y los
intestinos se han  formado cerca  de este, porque todavía no caben dentro del feto.

También, su sistema nervioso inicia su funcionamiento; los huesos comienzan a osificarse; y el hígado y los riñones están desarrollándose. Los riñones producen orina y comienza a hacer pipí en el líquido amniótico.

Sus genitales externos comienzan a diferenciarse, aunque todavía no se podrá determinar si  será  una niña o un niño.

Ya mide 10cm.y pesa 20 grs.

Con respecto a la madre, el útero tiene le tamaño de un pomelo. La embarazada podrá sentir mareos y vómitos, cansancio, molestias en la pelvis, necesidad de orinar mas frecuentemente. Notará un aumento de tamaño en sus pechos acompañado de cambio de color en la areola. Su atención se centrara en los cambios físicos. Es frecuente que tenga cambios bruscos de humor y sentimientos contradictorios acerca de la maternidad.

Parte de: http://conociendo-mi-embarazo.blogspot.com

¿Qué es la episiotomía?


Es una pequeña incisión de pocos centímetros que realiza el partero o la comadrona en el momento del parto para que el bebé pueda salir con más facilidad del vientre de la madre. Se opera en uno de los lados de la vulva cuando la mujer empuja y el bebé sale aprovechando una de las contracciones. Es una intervención que no suele ser dolorosa aun cuando a la mamá no se le ha inyectado la epidural (es la introducción de anestésico local en la parte más inferior de la médula espinal, bloqueando así, las terminaciones nerviosas en su salida de la médula).

La episiotomía sólo está indicada en circunstancias muy concretas y en los casos en que los desgarros puedan ser importantes y complicados debido al tamaño del bebé, la postura de éste, las caderas estrechas de la mamá o la necesidad de utilizar fórceps.

La sensibilidad de la cicatriz dura algunas semanas (este período puede variar en función de la mujer y del tipo de cicatriz). La sutura tarda más o menos un mes en cicatrizar pero la zona podría seguir endurecida varios meses más.

Tras la cicatrización, se pueden mantener relaciones sexuales siempre que no se sufra dolor en la zona. Si éste persiste con las menstruaciones posteriores, consulta a tu médico.

De: Enfemenino.com