¿Qué debemos mirar al comprar una trona?


Las tronas son artículos muy útiles para nuestros hijos, con ellas empezamos a enseñarles cómo comportarse en la mesa, a integrarse juntos con los demás miembros de la familia en la comida.

Están destinadas a niños entre 6 y 8 meses, cuando su desarrollo óseo les permite sentarse, así que algunos podrán usarla a los 6 meses y otros a los 8, no olvidemos que cada niño es distinto. Hacia los 9 meses ya consiguen hacerlo adecuadamente y puede usar las manos sin necesidad de estar pendientes de sujetarse al asiento.

Es importante no situar la trona cerca de ventanas, cortinas o mesas, sin que el niño esté vigilado, por seguridad.

Existen dos tipos de tronas:

  • Tronas de mesas
  • Tronas altas

Pero todas deben cumplir una serie de requisitos obligatoriamente para garantizar la seguridad de nuestro bebé:

Los materiales deben ser sólidos y atóxicos, requisitos que las grande

s marcas cumplen. Podríamos encontrarnos algún problema en este sentido en marcas poco conocidas si compráramos la trona en lugares no especializados cuyos productos, más económicos, no cumplen con la normativa europea. Debemos evitarlos por la seguridad del bebé … ya se lo mete todo en la boca y un material tóxico puede ser un enorme problema.

Las juntas y ensamblaje no deben tener cantos agudos en los que el bebé se pueda lastimar, ni tampoco tornillos puntiagudos o no remachados.

Los cinturones de seguridad y separadores de piernas son imprescindibles porque los bebés se mueven mucho y, al no controlar su cuerpo, estos dispositivos de seguridad los mantienen fijos en una posición, con gran capacidad de movimiento pero sujetos. Tenemos que asegurarnos de que los cinturones están sólidamente fijados y de que resisten los tirones. Los cierres deben ser imposibles de abrir para el pequeño y no pueden tener bordes cortantes.

Es importante el sistema que tienen algunas tronas plegables para evitar que se cierre accidentalmente; debemos asegurarnos de que la trona que queremos lo tenga porque sería una tragedia si nuestro bebé está sentado y ante cualquier imprevisto la trona se pliega.

Es importante comprobar la estabilidad, debemos apoyarnos con fuerza en uno de sus brazos para evaluar las oscilaciones. También hay que inclinarla 20 o 25 cm hacia atrás y hacia delante y después soltarla para que recupere la posición correcta o por el contrario vuelca.  

Tanto la apertura como el cierre deben ser fáciles de realizar por parte del adulto.

Además de los aspectos técnicos y de seguridad también hay que tener en cuenta otros más prácticos como el tamaño de la bandeja y la altura regulable.

Cuanto más ligera menos estable, así que no debemos escoger una trona demasiado light. Si tenemos poco espacio existen adaptadores para las sillas, que ocupan mucho menos que una trona.

En cuanto al diseño, hoy por hoy hay tronas que no lo parecen. Estilos modernos y urbanos pueden encontrarse en cualquier tienda especializada, con colores muy actuales para poder combinarlos a la perfección con la cocina. Así mismo podemos encontrar las clásicas tronas de madera, divertidas y funcionales asientos de plástico e incluso verdaderas piezas de diseño que no parecen tronas en absoluto y, como no, las prácticas tronas evolutivas que hacen que demos a este artículo una larga vida.

Sobre todo es importante la comodidad, tenemos que asegurarnos de que el niño está cómodo. Si la silla cumple todos los requisitos pero el pequeño no quiere sentarse en ella, no querremos la trona para nada..

Parte de Blogbebes.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s